Desde el Tchad, Quena rscj comparte de su vida y misión

Publicado el 09 de mayo de 2008 | No hay comentarios.

¡¡Un cariñoso saludo!! Ha pasado algún tiempo desde mis letras en Pascua y ya casi celebramos Pentecostés, a M. Sofía y el Sagrado Corazón, todo tan junto, aprovecho estas líneas para desde ya enviarles un saludo y encomendar nuestra región del Tchad a su oración.

Aprovecho un ratito para compartirles cotidianeidad... lo de cada día. La vida con su ritmo, como les he compartido es bastante mas humano que el de Chile, claro que el calor, nos consume todas esas energías que nos deja el trabajo, y como ya hemos tenido algunas lluvias, se le suma la humedad. Se hace pesado... al menos en Bongor tenemos árboles que nos salvan, en N'Djamena, donde estuve hace dos semanas, es insoportable...

Esta última semana ha sido bastante más cargada que las anteriores. Partió el sábado pasado que nos fuimos a Guelendeng con Dorota (una de las hermanas de la comunidad), a una misa de "requiem": eran los 40 días desde que había muerto el papá de un joven que las dos conocemos harto, bueno conocemos a toda su familia, así que nos fuimos el sábado a las 5:30 a.m., para llegar a la misa a las 6:30. Después pasamos por la comunidad nuestra (de rscj) para tomar un cafecito y de ahí nos fuimos a la casa de la familia, a su concesión. Aquí el tema de la muerte es súper fuerte y hay mucha mezcla entre lo religioso y lo propio de la cultura... es un desafió para la inculturación.

Nos quedamos largo rato en la casa de la familia, mucha gente de la comunidad cristiana estaba presente. Se va y uno simplemente se sienta al lado. Las mujeres a un costado, sobre la "nata" y los hombres en otro lado, en bancos, cuando los hay... es un tiempo largo, de harto silencio y de estar... Por su parte, la familia debe preparar para comer para todos, es parte de la acogida “africana”, y tchadiana, se hace pesado en cuanto a lo económico, porque pueden llegar 100 o más personas, nunca se sabe. Sin duda hay gente que se aprovecha y pasa de duelo en duelo, para alimentarse. Pero a la vez hay una dimensión fuerte de acompañamiento, de estar cercano a la familia, "de cuidar a los vivos", que es bien bonito.

Volvimos a Bongor tipo 14:00 y el domingo partimos a otro pueblo: Bougoudang, (a 30 km de Bongor) donde está un colegio agrícola que es nuestro y en el cual Dorota es la encargada y una de las escuelas comunitarias que me toca acompañar. Nos fuimos el domingo, porque en la misa de la parroquia se casaban tres profesores del colegio agrícola. En total fueron 10 parejas, una se casaba sin haber vivido juntos, y las otras 9 regularizaron su situación, llevaban viviendo juntos bastantes años y quisieron "arreglar su situación sacramental". Debo decir que ha sido mi primera celebración de matrimonio en el Tchad! Estuvo bonito, después de una larga misa de 3 horas, nos fuimos al Colegio y allí gran comida... algunos invitados y algo de danza Masa (la etnia del lugar). Un compartir agradable, con gente que ya conozco... una tarde si larga, ya que alojamos allí, llevamos nuestros catres de campaña y dormimos afuera porque el calor no permite otra cosa.

Al día siguiente comencé mi visita a la escuela, una escuela que tiene 438 niños, 4 salas de adobe y dos de secco (paja), es conmovedor ver el interés de los niños y el trabajo de los profesores... voy aprendiendo lentamente de todo esto, por la tarde volvimos a Bongor. El martes visité otra de las escuelas, jueves y viernes tuvimos reunión de la Zona, nuestra zona la conforman 5 parroquias, vinieron los curas, monjas y algunos laicos, fueron dos días de compartir el año, evaluar y planificar algo... Hay un buen ambiente. El año acá se va preparando para terminar, los que parten en vacaciones parten a principios de junio.

Voy terminando y cruzando los dedos para enviar este mail, que nunca se sabe si habrá conexión. Un abrazo para cada una/o con mucho cariño.

 

Quena Valdés rscj chilena en el Tchad, África.

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web