Reflexión sobre el mundo laboral desde una mirada cristiana.

Publicado el 17 de mayo de 2009 | No hay comentarios.

Mis primeras palabras son para una hermana amiga,que con mucho entusiasmo me ha  invitado acompartir una pequeña reflexión acerca de mi experiencia y participación activaen algo que he definido como “trilogía” que, para muchos, no es fácil de conjugar,entender y menos comprender me refiero a mi pequeño mundo “Laboral”, “Sindical”y ser miembro activo de una “Comunidad Cristiana”.

Llevo 22 años inserto en el mundo laboral, hesabido lo que es la alegría y la felicidad que experimenta un trabajador alrecibir a fin de mes su sueldo pero, también he sabido experimentar en carnepropia la tristeza y la angustia que provoca la cesantía,  haciéndose más traumática cuando tienes unafamilia y, con el tiempo te fuiste transformando en el único pilar que lasustentaba económicamente. También he visto y sufrido la partida de muchoscompañeros de trabajo y, en muchos casos de ellos, injustamente arrebatados desu única fuente laboral que, al poco tiempo, han terminado con rupturamatrimonial, quebrándose la familia y, en otros casos, han decidido optar porel suicidio como único camino desesperado de solución a todos sus problemas. Enotros casos, amigos que han sabido superar y sobreponerse al “karma” de lacesantía y han salido nuevamente adelante.

 

En el mundo laboral todavía hay mucho que hacer.Si realmente los gobiernos de turno y los legisladores tuvieran una realvoluntad para crear mejores leyes de protección social, incrementar realmenteun sueldo mínimo y llevarlo al sueldo ético que pide la Iglesia para que, a travésde éstos se pueda realmente mantener y sostener económicamente una familia yasí optar a una mayor y mejor igualdad de condiciones. Para que realmente labrecha entre el que gana más y el que gana menos  sea cada vez menor. Faltan muchos sectores delmundo laboral que no tienen participación o no tienen derecho a negociarcolectivamente, porque hay muchas leyes, heredadas de gobiernos anteriores y,principalmente del gobierno en dictadura, que han impedido estos avances. Losgobiernos democráticos que sucedieron al gobierno de Pinochett, algo han hechopara mejorar las condiciones de los trabajadores pero, no lo suficiente.

 

La mujer cada día más deja a sus hijos parainsertarse en el mundo laboral y en la mayoría de los casos, no por que ella lodesee como un tema de justicia o igualdad de oportunidad, si no que más bien,para “ayudar a parar la olla” como se dice, porque realmente al 80% de este país,los que poseen  menores ingresos, no lesestá alcanzando para subsistir y, como existe necesidad, el empresariado sesurte de esto para pagarles menos a las mujeres y, en muchos casos encondiciones injustas, no respetan los derechos que ellas tienen a sala cuna,derecho a amamantar, etc..Falta mucho por hacer y mejorar en este campo, y espor ello que opté por la Dirigencia Sindical,para aportar, desde mi convicción y fe cristiana, un granito de arena a estanoble causa. Organizar y reorganizar a los trabajadores a través de los Sindicatos,tal como lo señalaba nuestro Santo Padre Alberto Hurtado que la única forma quetenía el trabajador para mejorar sus condiciones de trabajo era unirse yorganizarse con sus pares.

 

Mejorar las condiciones laborales de lostrabajadores, aumentar y ampliar el derecho a Negociación Colectiva, no es másni menos, que mejorar las condiciones salariales y calidad de vida de lostrabajadores y sus familias. No es más ni otra cosa, que tengan la posibilidady el derecho a optar a mejores condiciones de salud, educación. Resumiendo, noes más ni menos luchar por el legítimo derecho que tienen los trabajadores a laigualdad en el trato y respeto hacia su persona como en la dignidad por sucondición e hijos del mismo Dios quien hace florecer el sol para todos sindistinción.

 

El Papa León XIII, a través de su Encíclica “RerumNovarum”, publicada el 15 de mayo de 1891, que hace unos días cumplió 118 años,propone una enseñanza Social, entendiendo que la misión que le confió Cristo noes de carácter político, económico, jurídico o social, si no más bien, de ordenreligioso pero, considerando que de esta misión derivan muchas tareas, luces yenergías que pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humanasegún la ley divina. En otras palabras, establecer el reino de Dios primero enla tierra.

 

También esta “Carta Magna” nos hace una graninvitación  a todos los cristianos ycreyentes que debemos comprender  que laconversión permanente del corazón  aJesucristo, debe expresarse socialmente en la “conversión” o adecuaciónpermanente  de las estructurasfamiliares, políticas, sociales, jurídicas, económicas, culturales, religiosas,internacionales, a la exigencia de la justicia social y solidaridad.

Por último señalar que a nosotros los cristianosnos corresponde una gran de tarea de discernir y aplicar en mayor cuantía estadoctrina en el lugar que nos corresponda actuar.

 

Esto es lo que me mueve para que desde micondición de trabajador o dirigente sindical o social y miembro de unacomunidad cristiana, poder aplicar estos valores en el lugar en que meencuentre y poder ser parte de esa gran invitación que nos hizo Jesús hace másde 2000 años atrás que es la de ayudar a construir este gran reino que es elReino de Dios, desde el lugar en que me toque estar o actuar pero siempre y noolvidando nunca, que es el amor de Dios el que me tiene que mover y motivar.

 

Para terminar mi reflexión quiero rendir unhomenaje a todos los trabajadores que , a lo largo de la historia de lahumanidad, han luchado con valentía y dedicación a mejorar nuestras condicionessalariales y laborales, especialmente a aquellos que murieron en San Franciscopor luchar por un trato digno y humano en la extensión de la jornada laboral.. Graciasa esos trabajadores hoy podemos gozar de jornadas menos extensas y tediosascomo se trabajaba antiguamente de 12 o 14 hrs. diarias.

 

Un saludo a todos los trabajadores de mi país queluchan día a día para seguir mejorando estas condiciones.

Con mucho amor y cariño

 

OctavioMoreno Serrano.

DirigenteSindical y

Coordinadorde Comunidad Cristiana.

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web