UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE: CONSTRUYENDO MEDIAGUAS EN VILLA PRAT

Publicado el 19 de mayo de 2010 | No hay comentarios.

Queremos agradecer a tantos que hicieran posible esta experiencia. Agradecer a la gente de Villa Prat quenos recibió con los brazos abiertos, para compartir su pobreza y necesidades. A los Papás, Niños y Niñasde nuestro Colegio Sagrado Corazón de Reñaca, que nos colaboraron con alimentos, dinero, materiales. A los que fueron este pasado 24-25 de abril. Fuimos 50 personas, entre alumnas, niñas, niños, papás, mamás, profesora, religiosa. Un gran grupo en que pudimos formar varias brigadas para construir las mediaguas que llevamos (5). Una labor difícil para algunos de nosotros que no sabíamos ni siquiera clavar un clavo, pero con un entusiasmo que desafío todos los obstáculos. Tanto así que este fin de semana pasado fueron 5 Papás a concluir una de las mediaguas. Lograr dejar esas casitas con sus moradores contentos, fue emocionante para nosotros. Una mediagua que a ellos les dejaba contentos y a nosotros con el corazón afligido sabiendo que ellos merecen mucho más que eso.

Aquí algunos de los testimonios:


Queridos amigos, para nosotros fue unaexperiencia extraordinaria ojala la próxima ves podamos compartirla entre todos... La inmensa satisfacción de levantar una casa dónde solo hay ruinas, de abrazar a un viejito con lágrimas en los ojos que nos hizo llorar a todos, trabajar para otros olvidándose de uno mismo y de los problemas propios... Que terapia podría ser mejor????, Ver los ojos buenos de una señora que nos agradecía con una cazuela de pollo de campo preparada por manos llenas de gratitud, comer un pan tibio amasado con inmenso cariño... Trabajar duro, pero ver el resultado tabla por tabla, clavo por clavo convirtiéndose en un hogar... Dónde podrán dormir más calentitos Don Tito y la Señora María, dejan de ser los damnificados anónimos para convertirse en personas con nombre, personas que sonparte de nosotros ahora!!! Hay tantas cosas más que quisiera compartir, el frío de la noche y el calor deconocer el alma de las personas, el empeño, el entusiasmo... Después de todonosotros lejos fuimos los que más ganamos!!!!!!!

FRANCISCA MUJICA G.


Que más puedo decir que esta experiencia con las personas de Villa Prat fue para mi y creo que los demás apoderados y niñas el mejor regalo para el alma, frente a tanta adversidades las familias en Villa Prat tiene una calidad que a muchos de nosotros nos ganaron el corazón y por lo menos yo quiero regresar muy pronto a ese bello lugar y espero que me acompañen más apoderados que esta última vez,  ya que hay mucho que hacer.

Quiero darlas gracias a la Hna. Edith Opazo por darme esta bella oportunidad de vida.

CLAUDIA FERNANDEZ VARAS


Estimada Edith

Junto consaludarla, quisiera compartir con usted nuestra experiencia, en esta gran obra de amor.

Quiero agradecer a pastoral, a Mario y Mónica,quienes con su testimonio, nos entusiasmaron a partir en cuerpo y alma a Villa Prat. Desde el terremoto que sentimos una profunda angustia por todo lo sucedido, ya ayudamos enviando ropa, alimentos y otras cosas, pero sentíamos que no era suficiente.

Los jóvenes, quea veces son tan criticados, nos movieron el piso,cuando los vimos, recaudando ropa casa por casa, en los supermercados, en un techo para Chile, etc. Ellos estuvieron presente, en cuerpo y alma, y es eso es lo que nos faltaba.

Tenerlaoportunidad de estar al ladode nuestros hermanos, ver lo poco que tienen, palpar su necesidad, y poder ayudar en forma concreta, es una inmensa satisfacción.

Qué decirde la buena onda departe de todos los que participamos, nos impresionamos de nosotros mismos, todos sin excepción trabajamos, usamos el ingenio frente a alguna dificultad, nos dimos ánimo, nos reímos, tuvimos tiempo de conocernos,compartir, etc. Gozamos la libertad de lo simple, sin horario, sin baño, sin una mesa bien puesta ( que a veces tiene más utensilios que comida) y poder tenerla gracia de comer en una mesa sencilla,pero con una cazuela hecha con amor (muy rica).

Y al final de la jornada ver una casita construida con nuestras manos, era sin duda la casa más linda (sin serlo) porque era la casa de dos personas maravillosas Don Tito y doña María, personas reales que van a existir siempre en nuestro corazón.

Por último decir que nos vinimos con el corazón hinchado, felices, lejos salimos ganando con esta experiencia. A veces los remesones sirven para unirnos.

Atte, Angélica y Carlos Molinos

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web