IIº PARTE: JORNADA MUNDIAL DE JÓVENES/ BRASIL 2013.

Publicado el 12 de agosto de 2013 | No hay comentarios.

Después de los intensos días vividos en Itaguaí , partíamos del lugar agradecidas/os  y ansiosas/os por comenzar la Jornada Mundial de Jóvenes. Nuestra delegación ahora estaba constituida por los Jóvenes de Bauru (Sao Paulo), Chile y nuestra amiga de Francia y las religiosas de Brasil y Chile que acompañábamos la experiencia. Llegamos a la casa de nuestras hermanas en Brasil (Alto Boa Vista), ellas con mucha alegría y generosidad habían dispuesto la casa para acogernos. Sintiéndonos acompañados por tantas personas que nos acompañaban con la oración nos dispusimos para sernos parte de la alegría de millones de jóvenes que como nosotros se habían embarcado en este viaje para compartir y vivir la fe.

Salir a las calles de Brasil, tomar locomoción y vernos rodeados de muchas mochilas verdes, amarilla y azul que al igual que nosotros se movilizaban para vivir cada día una nueva jornada de este encuentro. Se vivía una verdadera fiesta de alegría, de amistad y canto. Esos días fue verdaderamente sentir que no había fronteras, que la alegría de saberse parte de una misma misión nos hacía hermanos y hermanas en la fe y el gozo de anunciar nuestra pertenencia a Cristo y su Iglesia a través del encuentro con el Papa Francisco.

El primer día partimos a la Catedral de Río, en la cual se celebraba una misa de la delegación Francesa, fue un impacto encontrarse con una cantidad de personas que se congregaban fuera de la catedral, jóvenes de distintos continentes, con sus banderas flameando y cantando alegremente; todo es ocasión para celebrar, saludar, cantar y jugar. Después partimos a Copacabana, el lugar en el cual se iban a realizar todas las celebraciones y encuentros. Ese día 23 se daba el inicio al encuentro, una hermosa playa congregaba a millones de jóvenes. Disfrutamos de canciones y una hermosa presentación, que por supuesto pudimos presenciar a través de las pantallas; acogimos a la Cruz peregrina y al Icono de Nuestra Señora de Aparecida. Retornar a nuestra casa de acogida fue una verdadera odisea, millones de jóvenes queriendo movilizarse, todos queriendo llegar a sus lugares; todos volvimos a ser niños de pre básica, nos teníamos que tomar de la mano para evitar perdernos entre la multitud, una imagen sugerente que me hablaba de seguridad, de compañía y de cuidado; todos confiados de la mano del otro.

Por las mañanas partíamos a los lugares en los cuales se hacían las catequesis, un espacio para reflexionar en torno a un tema de interés para los jóvenes y los desafíos de vivir la fe en estos tiempos; estas catequesis eran guiadas por obispos  y luego se daba un espacio de preguntas y diálogo. Además en ese lugar nos entregaban nuestro kit con el desayuno, muy nutritivo y contundente. Por las tardes nos aventurábamos a buscar distintos lugares en los cuales se ofrecían espacios de música, baile, teatro. Un espacio bonito fue la feria vocacional, en un parque hermoso en la Quinta da Boa Vista. Pudimos visitar distintas carpas en las cuales habían espacios para escuchar música;  Cristoteca;  para confesiones y en medio de tanta personas y ruido la Carpa en la cual estaba la adoración al santísimo, silencio, recogimiento y compartir nuestra fe en el silencio, sintiendo que Jesús nos acogía con  alegría.

La llegada del Papa el momento tan esperado por los Jóvenes, por lo cual se movilizaron, esperaron pacientemente, tratando de captar algo de su paso. Nosotras las religiosas, esperábamos en la playa, cuidando el espacio para luego acoger la alegría y la emoción de nuestros jóvenes, ya que fueron testigos por unos breves segundos del paso del Papa.

Un momento significativo fue subir al cerro Corcovado y contemplar la imagen del Cristo Redentor, que más allá de ser un lugar de turismo, es un lugar en el cual se puede también celebrar  y vivir la fe. Estar a los pies del Cristo y recordar el himno de Jornada, sintiendo que ese Cristo Redentor quiere abrazar a todo el mundo y especialmente a los millones de jóvenes que estaban allí reunidos.

Fuimos siguiendo y escuchando las palabras del Papa entre la oración, el cansancio, la alegría y la reflexión, acogiéndolas en el corazón y deseando que se fueran haciendo vida. Nuestro gozo como religiosas era ver al cara de alegría, emoción y esperanza en los jóvenes que acompañábamos, queriendo acompañar este momento de su fe con paciencia, confianza y también con la esperanza de que ellos se sintieran realmente protagonistas de esta historia; que ellos fueran ese “campo” que fue sembrado por el Señor y que da frutos en abundancia; o con la esperanza de sentir que ellos están realmente dispuestos a “mojar la camiseta” por Cristo y su proyecto.

Las religiosas de Brasil y Chile acogimos este gran desafío de hacer nuestros primeros intentos para ir respondiendo a los desafíos que nos plantea el ir formando una comunidad regional. Con alegría nos lanzamos a organizar este encuentro de jóvenes aprovechando la posibilidad que nos daba la Jornada Mundial de Jóvenes, sin duda en nosotras estaba presente una de las  opciones de nuestro Capítulo General del 2008, porque “caminamos con ellos compartiendo la sed, sus aspiraciones y las nuestras, uniendo todos los esfuerzos para dar pequeños pasos que nos lleven a construir un mundo conforme al Reino de Dios”.

Agradecemos esta posibilidad que se nos regalo de trabajar en conjunto, de ir haciendo redes y no sólo entre nosotras sino con ellos los y las jóvenes que son una de nuestras grandes opciones. Para nosotras es una riqueza la interculturalidad, sabemos cuanto aprendemos de las demás y de nosotras mismas cuando compartimos las riquezas de nuestras diferentes culturas, siempre es motivo de alabanza y agradecimiento cada encuentro que tenemos. Qué alegría más esperanzadora el haber propiciado este espacio para nuestros jóvenes, que ellos también pudieran disfrutar de esta riqueza que para nosotras es motivo de acción de gracias y de confirmar que nuestra espiritualidad no nos pertenece solo a nosotras sino que es un don que debe ser compartido. 

Gloria Guerrero rscj

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web