“YO, TAMBIÉN SOY IGLESIA”

Publicado el 05 de diciembre de 2013 | No hay comentarios.

El Obispado,  San José de Melipilla, fue sede para la realización de un curso organizado por Claudio Morgado, coordinador de  la Pastoral para personas con  capacidades distintas.

El equipo organizador del curso contó con  la ex ponencia del  profesor de lenguaje, el señor Juan Garrido Garrido, quien tiene esta discapacidad, pero la ha superado en base a sus propias búsquedas, al principio, gracias a sus capacidades e ingenio, generó su propio audífono para comunicarse.

En este curso ha querido entregar sus conocimientos, su experiencia a toda persona de buena voluntad y con un profundo deseo de acompañar a personas que se sienten marginadas por su discapacidad. Su objetivo fue: Facilitar el crecer en la comunicación con las personas con capacidades diferentes, poder integrarlas en el diálogo cotidiano en nuestras actividades.

De esta experiencia hemos aprendido a conocernos y a  compartir entre los asistentes al curso. Tenemos el deseo de continuar juntándonos en la medida de nuestros tiempos, para compartir las experiencias de nuestra misión y  continuar retroalimentando lo aprendido.

Al enterarnos de este curso, vimos que para nostras: Gladys Guerrero, Rscj, como quien escribe, Ma. Lina Arriagada, Rscj, era una muy buena posibilidad  en nuestra misión, personalmente tengo contacto con una mujer del grupo del adulto mayor que vive esta realidad y me siento más animada para poder seguir dialogando con ella, así también la hermana Gladys, en la misión con los niños en el Liceo de la Villa.

En nuestra última clase recibimos un diploma acreditando nuestra participación que duró desde el  31 de agosto hasta el 23 de noviembre, terminamos con una Liturgia y un rico compartir.

Agradecemos la posibilidad que tenemos de formarnos para acercarnos a una realidad que está muy “presente” en nuestro país, y  por otro lado conocer a tanta gente que en medio de sus innumerables actividades se da tiempo para querer aprender y estar disponibles para “servir” al hermano /a que está excluido en nuestras conversaciones y por otro lado nos enseña a nosotras también a conocer sus opiniones al comunicarnos con su lenguaje de señas.

Fuente de la Noticia

María Lina Arriagada. Rscj. 

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web