Abriré nuevos caminos, haré florecer el desierto… Is. 43, 19b

Publicado el 25 de mayo de 2015 | No hay comentarios.

La semana del 17 al 24 de Mayo las novicias del Sagrado Corazón: Gissela, Jaqueline, Virginia, Miluska, Naty; Berni Zambrano rscj y la maestra de novicias Quena Valdes, realizamos una misión entre nuestros hermanos del norte afectados por las lluvias y los aluviones del 25 de Marzo.

Llegamos a Tierra Amarilla luego de un ameno viaje, pasando por las bellas costas de Chile y maravilladas con el desierto que comienza a florecer, producto de las lluvias, donde pudimos contemplar cerros reverdecidos con hermosas praderas de flores de colores blanco, rosa y violeta.

En Tierra Amarilla fuimos recibidos por la hermana Claudia Muñoz y su comunidad de hermanas Esclavas del Sagrado Corazón (aci) y el párroco Padre Guido Castagna. Desde allí nos movilizamos a visitar a las familias de Paipote, Los Loros y Copiapó.

La misión consistió en la visita puerta a puerta, saludando, preguntando sencillamente ¿cómo están?, con una escucha atenta a los relatos detallados y sentidos del horror vivido, pero también de la gratitud a Dios por seguir con vida, de la fuerza y empeño con que siguen levantando no sólo sus casas, sino también su vida y la “normalidad” (como ellos dicen) de sus pueblos. También realizamos algunos talleres con adultos y juegos con los niños para seguir sanando el miedo, la tristeza y la incertidumbre frente a los embates de la naturaleza.

Nos volvimos con esperanza y con el corazón lleno de amor por el testimonio de tantas personas que con gran esfuerzo no se cansan de sacar barro y más barro para volver a transformar lo que quedó de sus casas en su nuevo hogar y con una moderada tranquilidad por aquellos que lo perdieron todo y que comienzan “desde cero” en las casas de emergencia que con 18 metros cuadrados, hoy son para ellos, motivo de alegría y mucha esperanza.

Gracias Tierra Amarilla por su acogida, gracias hermana Claudia, comunidad aci y Padre Guido por su testimonio de ayuda y acompañamiento todo este tiempo a esta tierra que tanto ha sufrido. Gracias también por la hospitalidad y el trato fraterno en esta semana compartida, para nosotras sin duda ha sido un signo del Reino, colaborar con ustedes en la misión, con la confianza de que algo nuevo está naciendo…que Dios sigue abriendo nuevos caminos, así como continúa haciendo florecer el  desierto.

 

Por Bernardita Zambrano rscj

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web