Entrevista a Claudio Guerrero, voluntario en Cuba

Publicado el 27 de febrero de 2016 | No hay comentarios.

Hace poco más de un mes que Claudio Guerrero, más conocido como “El Pollo” llegó de su experiencia de voluntariado en Cuba. Y nos gustaría saber que significó para él esta experiencia a la que lo invitamos como Sociedad del Sagrado Corazón y ésto fue lo que nos contó.

¿Cómo surgió el sueño de ir de voluntario a Cuba?

Desde siempre en mi relación con las rscj fui sintiendo la necesidad de ser y hacer más, en los distintos espacios de acompañamiento y formación fui descubriendo que mi apetito por trabajar el espíritu y el corazón iban creciendo más y más... la idea se concretó en la mitad de mi carrera (Pedagogía), donde decidí que al terminarla iba a pegarme una experiencia "larga" donde poder trabajar y trabajarme, conocer y conocerme. Al trabajar con las monjas uno conoce y se identifica con la espiritualidad, si bien no soy una rscj, sí me siento absolutamente parte de la familia, me identifico con el estilo de convivir y de mirar el mundo, muchas veces son un "estilo de vida" pa’ quienes trabajamos con ustedes.

¿Donde estuviste, cuánto tiempo y con quien viviste?

Estuve en Sancti Spiritu, una provincia que está a 4 horas de la Habana, ahí vivía con un matrimonio mayor. El día a día lo pasaba con las monjas (Ada, Espe, Olga y Pilar) que tenían su casa casi frente a frente con esta familia, con las rscj hacía mis comidas y los espacios de comunidad. Estuve viviendo ahí desde el 10 de marzo del 2015 hasta enero del 2016.

¿Que es lo que las rscj más hacen por la gente de Cuba?

Qué profunda la pregunta jajaja, creo que si tuviese que responder una cosa concreta, sería que están constantemente buscando formas de cubrir las necesidades de las distintas familias del sector y de pueblos cercanos. Cada una tiene un sector a cargo, van distintos días de la semana a acompañar y hacer distintas actividades con niños y mujeres mayormente. Pero el trabajo no sólo queda ahí, recuerdo que cuando más las quería era cuando en los espacios comunitarios (oración) pedían por cada uno de ellos, daban gracias por cada alegría mínima que tenían las comunidades. Siempre, siempre aprovechaban cada celebración para encontrar espacios donde poder regalonear y "apapachar" un poco a los niños y sus familias.

¿Que trabajo en colaboración con las rscj hiciste?

Mi función por las mañanas era acompañar a un bibliotecario que trabaja en la Iglesia La Caridad, teníamos que organizar libros y ordenar un espacio que se encontraba bien abandonado. Hugo el bibliotecario, es un hombre con mucha limitación para caminar, tiene una mal formación en una de sus piernas, lo que hacía que muchas veces no pudiéramos trabajar ahí por sus conflictos con la movilización. Por las tardes un día trabajaba con adolescentes de un sector un poco discriminado por el centro de la provincia (Kilo 12), con ellos hacíamos actividades de trabajo en equipo y valores y formación espiritual. Otros dos días con niños de dos pueblos (Vanguardia Socialista y Tunas de Sasa), hacíamos catequesis, formación de valores y muchas veces juegos. Los domingos acompañaba al Grupo de jóvenes de la Iglesia La caridad, eran alrededor de 13 chiquillos de 15 a 25 años.

¿Cómo viste a Dios presente en Cuba?

Cuando las monjas en Cuba me hicieron esta pregunta en la evaluación final del proceso, fue tan bonito darme cuenta que al recoger la experiencia descubrí que veía a Dios siempre, que se me presentaba en los distintos rostros de los niños, de los jóvenes y las familias con las que compartí durante el año. Muchas veces me cuestioné que entre tanta celebración y tanta actividad "religiosa" se me perdía la conexión con Dios, pero después pensándolo bien dije: Sabi qué: ¡¡contento Señor contento!! Contento por la oportunidad, contento por la aceptación, contento por estar ahí y contenerme ante las dificultades y las situaciones de alegría que día a día me llenaban el corazón.

¿Por qué a los chilenos nos cuesta entender el sufrimiento de los más pobres en otros lugares del mundo?

 Sabes que es una pregunta super centralizada, porque yo antes pensaba lo mismo, pero en esta experiencia me di cuenta que es una realidad social, que dependiendo del lugar de donde eres sentirás que es donde hay más dolor, y claro, se entiende perfecto porque hay mucho más solidaridad con las injusticias que vive tu pueblo. Ustedes como monjas nos han enseñado a entender estas injusticias como hombres y mujeres y no como chilenos, cubanos, peruanos o quienes sean. Al volver también reflexioné que somos un pueblo que cada vez es más empático con la familia mundial.

¿Si hubieras podido quedarte allí, cuál habría sido tu sueño?

Mi sueño hubiese sido quedarme allí, poder seguir acompañando a las distintas familias, pero queda un poco como sueño al ser justo con mi realidad, allí no tendría oportunidad de educación ni de salud. A mi edad aun quiero seguir estudiando y crecer como profesional. Quien sabe al pasar los años pueda volver a repetir la experiencia.

Mirando todo lo vivido ¿cuál fue el regalo que Dios te hizo en Cuba?

Hay una canción muy típica que se canta allá dice algo así: "para ser cubano hay que vivir en Cuba"... Y pucha que me sentí Cubano, agradezco inmensamente a Dios por acompañarme en todo esto, por poder vivir la realidad, las alegrías y sufrimientos de este pueblo, por haberme vinculado a esa gente y principalmente por enseñarme a mirar con los ojos del corazón, a poder mirar las cosas realmente esenciales de la vida. Y por todas esas familias que me quieren y quiero tanto!!!

Por Bernardita Zambrano rscj

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web