La Ruah estuvo presente, encendió corazones…

Publicado el 14 de enero de 2019 | No hay comentarios.

Los días 5 y 6 de Enero, la Iglesia vivió un encuentro inédito. Laicos y laicas de todo el país se auto convocaron para la Apertura del Sínodo laical de Chile, que quiere ser un proceso de escucha y reflexión para “caminar juntos” y soñar con la Iglesia profética, centrada en Jesucristo, que muchos anhelamos como esa “otra Iglesia posible”

Esta asamblea contó con la presencia de algunos presbíteros, que con un ánimo de comunión y de mucha humildad, participaron también de la reflexión.

Y las religiosas que canónicamente pertenecen al laicado, también se hicieron presentes. Quena Valdés rscj, asistió y nos cuenta acerca de su experiencia, en esta entrevista:

1. ¿Qué Iglesia, como son los cristianos y cristianas que se auto convocaron en este sínodo?

Un grupo humano que quiere creer que otra iglesia es posible. Que se cree su sacerdocio, profetismo y realeza que les regaló, como a todos, Dios en su bautismo.

Un grupo de mujeres y hombres que han sabido escucharse, respetarse y ordenarse tras un objetivo común... un grupo humano que se la jugó para invitar, convocar a este tiempo sinodal, y que fueron capaces de organizar un encuentro: precioso, reflexivo, sencillo, profundo, celebrativo.

2. ¿Sentiste la presencia del Espíritu en el sínodo y que en el centro de la reflexión estaba Jesucristo y el evangelio?

Claro que la sentí y muy profundamente; a través de muchas señales muy evidentes: la alta convocatoria; sacar adelante un evento de esta naturaleza desde tantas diversidades y casi sin presupuesto; la presencia de hermanos y hermanas de tantos lugares, espiritualidades...; la alegría y esperanza que estuvo entre nosotros en todo momento; la presencia de religiosas, religiosos y algunos sacerdotes; el Espíritu de oración que hubo. En las mismas comunidades sinodales espontáneamente surgía el deseo de rezar y agradecer juntos... y quizás hay muchas otras señales. La Ruah estuvo presente, encendió corazones y nos toca ahora cuidar que esa llama no se apague.

 

3. ¿Cuáles son las estructuras eclesiásticas que los laicos y laicas quieren cambiar?

Una estructura que esté al servicio de la Iglesia que soñamos; esto es una iglesia constituida por comunidades de base. Profética, orante, servidora y liberadora. Una iglesia abierta a las necesidades de la gente y del mundo. Que sea horizontal e inclusiva, con real protagonismo del laicado, en especial de las mujeres y los jóvenes.

Entonces para ello es fundamental modificar la estructura de poder al interior de la iglesia, de una estructura piramidal a una circular donde la voz de todos y todas se escuche y tenga lugar. Una estructura que permita la participación de los laicos y laicas en la toma de decisiones.

 Es necesario poner especial énfasis en una estructura que facilite la participación de la mujer en las instancias de responsabilidad y poder.

Es urgente renovar los procesos de formación de todo el pueblo de Dios. Y particularmente de los clérigos.

4. ¿De qué se habla cuando se pide una mayor participación de las mujeres en la iglesia?

Se habla de una participación real de la mujer (laicas y consagradas, aunque sabemos que por derecho canónico somos laicas) en la toma de decisiones y en instancias de responsabilidades significativas. 

Que exista formación teológica seria, de calidad para las mujeres y hecha por las mujeres.

 

Por Berni Zambrano rscj

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web