"...María no defraudará la fe de su pueblo y que si la epidemia cae sobre Roma, será sólo un momento..."

Publicado el 11 de abril de 2020 | No hay comentarios.

Santa Magdalena Sofía escribe desde la ciudad de Roma en Italia, a la Madre Eugenia de Gramont, 12 de Agosto de 1837 y dice:

“Tal vez esté inquieta por nosotras, querida hija, a causa de la epidemia que te dicen ha llegado a Roma. Hasta hoy no hay nada claro sobre esto. La opinión de los médicos está dividida y, hay quien cree que los que aseguran  que el cólera ha llegado a Roma, forman parte de unos maquinadores, que lo desean, o por interés, o para fomentar revoluciones. Mientras tanto, las gentes rezan y una multitud considerable se vuelve a Dios. La devoción y la confianza en María son algo conmovedor, probablemente encontrarás detalles en El amigo de la Religión. Han expuesto la Virgen milagrosa de Santa María la Mayor en la Iglesia del Gesu; la procesión para trasladarla resultó lo más piadoso e imponente que darse puede. Asistió el Santo Padre, con una antorcha en la mano, con casi todo el sagrado colegio, mientras que una muchedumbre inmensa del pueblo seguía este noble cortejo con recogimiento y llorando.

Anteayer, Gregorio XVI dijo la Misa en el Gesu, comulgó un gran número de fieles, sus ojos eran como dos fuentes, tan emocionado estaba por la piedad de los asistentes, él mismo es tan piadoso. Todas las tardes hacen procesiones y hay multitud de gente. Se reza y se canta a cada Madona en un pequeño desorden, por eso los liberales se desesperan viendo la imposibilidad de sublevar a este pueblo. Uno de ellos, al ver la piedad y la fe en las procesiones decía: “este pueblo  no está maduro para lo que queremos”.

Aquí tienes querida Eugenia, la fuente de nuestra confianza, todos dicen que María no defraudará la fe de su pueblo y que si la epidemia cae sobre Roma, será sólo un momento, para que se conviertan algunos. Los primeros días tuve miedo de verme encerrada aquí mucho tiempo aún, porque las cuarentenas que exigen en las fronteras, cuando se supone que hay cólera, nos son tolerables para las religiosas, hubiera tenido que decidirme a permanecer en Roma indefinidamente y ¡deseo  tanto volverme este invierno! Además tú sabes que cojo todas las enfermedades que hay. He tenido dos veces gripe y lo mismo me pasa con las otras. En fin, me entrego a la voluntad de Dios. Además, tantas oraciones y ofrendas tendrán algún efecto ante Jesús y su Divina Madre; te unirás a nosotras, querida Eugenia, y rezarás por nuestras tres casas de aquí… Te dejo, querida Eugenia, para escribir a Louisiana. No quisiera perder el correo. Pide por tu Madre, que lo hace por ti, y recibe una nueva certeza de sus mejores sentimientos in CJM.

Tu Madre

Barat”.

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web