"...sólo vivimos del abandono a la voluntad de Dios"

Publicado el 26 de abril de 2020 | No hay comentarios.

Santa Magdalena Sofía escribe desde la ciudad de París Francia, a la Madre de Charbonnel, el 13 de Abril 1849 y dice:

“Debes estar inquieta por nosotras, querida Madre; en efecto, desde hace unas semanas estamos invadidas por el cólera, que ya se ha cobrado muchas víctimas. Me alegra decirte que nos encontramos muy bien; pero esta situación es muy penosa, porque no se tiene un momento de seguridad, sólo vivimos del abandono a la voluntad de Dios. Por eso, para no aumentar mis solicitudes, he suprimido todos los viajes o pasos por París. Basta con las que estamos. El camino de esta plaga totalmente extraordinario, va directo, salta ciudades  o cantones e invade lo que le atrae. Apareció primero en la orilla derecha del Sena, se puede decir que la destrozó; luego,  se detuvo algunas semanas en la orilla izquierda donde estamos y ha causado víctimas en ciertos establecimientos: la Salpêtrière, las casas de la calle de Sèvres, la Cámara de los Diputados, en los Inválidos; pero se espera que empiece a disminuir. ¡Ya es hora! Se dio el primer caso en París el 29 de Enero, aunque es verdad que no se extendió, hasta fines de Febrero…

Quisiera darte noticias de Monet, todo está “in sta tu quo”; no encontramos una persona segura que quiera adquirir de una manera o de otra; de modo que no sabemos qué hacer. En efecto, nadie compra en este momento. En fin, esperamos la luz; pide para que el Espíritu Santo nos la dé, aún más para lo espiritual que para lo temporal.

El Señor nos prueba también con las muertes tan seguidas que tenemos. Casi cada semana, nos trae una o dos comunicaciones. Recomendamos, insistentemente que se rece por todas exactamente, a pesar del número; tantas y, no hay quien las reemplace. Somos más de 70 menos que el año 1848. ¡Qué disminución! No cesemos, pues, querida Madre, de rezar, de confiar al Divino Corazón que nos envíe almas verdaderamente religiosas, o propias para llegar a serlo, nuestra Sociedad y nuestra conservación dependen de ello.

Un pequeño recuerdo para mí, querida Madre, que pienso con tanta frecuencia en ti a los pies del altar y recibe la seguridad de mi profundo e íntimo afecto in C.J.M.

Barat”.

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web