"CARTA ABIERTA DE LAICOS Y LAICAS DE LA IGLESIA"

Publicado el 05 de abril de 2011    |   A la escucha del mundo

CARTA ABIERTA DE LAICOS Y LAICAS DE LA IGLESIA Somos un grupo de mujeres y hombres cristianos católicos. Animados por la fe, queremos compartir la experiencia del Evangelio encarnado en Jesús, que es capaz de transformar nuestras relaciones, nuestra vida cotidiana y nuestra sociedad. Es desde esta convicción que escribimos esta Carta. La elección de los temas de esta carta pretende iniciar la discusión que deseamos luego profundizar... Al mirar nuestro país nos desafían especialmente: 1.Las múltiples fracturas sociales que sufre nuestra sociedad. Ellas son una herida abierta que afecta la esencia de nuestra identidad. Nos duele la poca conciencia y la falta de voluntad pública y privada en los procesos de justicia y equidad. 2.La desigualdad de nuestro sistema educativo y el poco diálogo respecto al rol de la educación y sobre qué entendemos por calidad educativa. Jesús nos invita a la construcción, entre todos y todas, de una sociedad que no sepa de diferencias de clase social. Esto debe concretarse en una escuela que no excluya a nadie, por ningún motivo. 3.Ciertos aspectos de la actual organización eclesial, sobre todo los referidos al manejo del poder. Nos avergüenzan pues permiten y protegen abusos de diverso tipo (de conciencia y de carácter sexual). Vemos urgente la necesidad de renovarla. Nos duele en especial el sufrimiento de aquellas personas que han sido víctimas de abusos sexuales por parte de miembros de la jerarquía de la Iglesia. 4.La situación de exclusión que muchos sienten dentro de la Iglesia. Conocemos el dolor que conlleva el divorcio. En ningún caso es motivo para ser marginado, todo lo contrario: es lugar y momento para ser acompañado fraternalmente. 5. La falta de aceptación e intolerancia hacia distintas maneras de ser, sentir y hacer. Nuestras hermanas y hermanos homosexuales lo han pasado especialmente mal. Quisiéramos iniciar un proceso de acercamiento y abrir un diálogo sobre sus deseos y peticiones. 6.El distanciamiento respecto a quienes profesan otras creencias religiosas: cristianos evangélicos pentecostales, luteranos, musulmanes, protestantes, budistas, etc. Y también con quienes se declaran ateos o agnósticos. Es necesario profundizar el diálogo y la acogida mutua, más cariño y apertura -sin excluir a nadie- para construir juntos una sociedad en la que todos nos sintamos cómodos, representados, y donde nadie se imponga mediante el poder o la fuerza. 7.A los pueblos originarios, con quienes compartimos tierra y tiempo en la historia, les pedimos perdón por tantos años de tan ligera y efímera preocupación, de indiferencia y abuso reiterado. 8.La realidad de los inmigrantes en nuestro país. Queremos expresar nuestra vergüenza social por todas las veces que se han sentido rechazados o discriminados por su origen o procedencia. 9.El trato que damos a quienes han cometido delito… Cada vez se nos hace más difícil reconocer en el otro a una persona, un hermano, y no un enemigo. Queremos encarnar el Evangelio acompañando a quienes se encuentran en las cárceles. Como laicos hemos vivido distintos modos de ser Iglesia, algunos lamentablemente centrados en el poder autoritario, el miedo y la culpa. Sin embargo, también hemos tenido la fortuna de experimentar la pertenencia a una Iglesia en camino de aprendizaje y renovación, que no teme ni recrimina las diversas búsquedas espirituales, de trascendencia y autoconocimiento que son propias del ser humano y que se dan dentro y fuera de ella. Queremos compartir con ustedes qué significa para nosotros ser Iglesia… Buscamos: 1.Vivir la vocación laical, por medio del seguimiento de Cristo, aceptando su invitación a vivir y construir el Reino de Dios en la tierra y llamando a otros a hacerse parte. No hay alegría más grande que descubrir la persona de Jesucristo y la constante novedad de su mensaje. 2.La gratuidad como camino de entrega a los demás y las bienaventuranzas como criterios de vida. 3.Que el Evangelio sea el camino para construir una sociedad como Cristo la soñó y nosotros la queremos: justa, cariñosa, participativa y sustentable; no imponiéndola, sino deseándola y trabajando por ella. 4.Gozar de lo comunitario. En la comunidad habita el espíritu de Cristo y se forja el Reino de Dios. Tenemos el deber de crear lo mejor, lo más bello, lo más justo y lo más solidario. Esta creación debe tener un sello comunitario y una escala humana. 5.Acompañar a quienes sufren y lo pasan mal es una prioridad de nuestra misión. 6.Luchar con mayor fuerza y determinación contra las causas de la exclusión y el dolor. Los que sufren por causa de otros no pueden seguir esperando. 7.Agradecer la sexualidad, que es un regalo de Dios, y vivirla con madurez y discernimiento. 8.Hacer de la familia, en las diferentes formas que ésta pueda tomar, un lugar privilegiado para el crecimiento en la fe y la vivencia del amor, en particular hacia los más vulnerables. 9.Una Iglesia acogedora, que invite a todos y todas a renovarla. Una Iglesia participativa, desde las bases, que se construye en todos los lugares, trasciende el templo y cruza fronteras. 10.Una Iglesia con un mayor protagonismo de las mujeres en la toma de decisiones estructurales, en las directrices pastorales, en los pronunciamientos públicos y en su conducción. Experimentamos la dicha de ser cristianos y cristianas y la alegría de transmitir esa dicha. Acogemos la invitación que Jesús nos hace a seguirlo gratuitamente y a entregarnos a los demás para encontrar la felicidad. Profesamos un “optimismo insatisfecho”: optimismo porque creemos en el ser humano, así como Jesús creyó en el Hombre y la Mujer y en sus posibilidades de transformación, pero insatisfecho porque hay muchos entre nosotros y nosotras que sufren injusticias y viven con dolor. Nos mueve la esperanza de abrir espacios de diálogo para construir una sociedad más humana y para renovar la invitación a ser iglesia, desde el profundo amor que sentimos por ella. Santiago de Chile, enero de 2011. Para conocer la carta completa y adherir a ella: http://iglesiaentretodos.blogspot.com Los que han adherido a esta carta continuarán su reflexión y proyección en una reunión el lunes 11 de abril a las 19 hrs en el Hogar Catequístico de Santiago. Miguel Claro 337, Providencia. Están todos invitados. comentar

Comentarios

comillas Muchas gracias a las religiosas del Sagrado Coraz?n por difundir esta carta.

Ella, en su extensi?n completa, se encuentra en el blog: iglesiaentretodos.blogspot.com comillas

Iglesia entre TodosPublicado el 06 de abril de 2011 a las 12:08:25

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web