“Con qué parte del colegio siento que me voy hoy”

Publicado el 24 de diciembre de 2014    |   A la escucha del mundo

Queremos compartir el discurso de la Alumna Magdalena Latorre, egresada de 4º medio del Colegio SC Apoquindo, quien en sus palabras nos refleja la estampa de ser pertenecientes del amor del Sagrado Corazón. 

Me dirijo a ustedes porque me gustaría compartirles mi experiencia vivida estos 14 años en este colegio. Hace unos días, intentando responder a la interrogante de “¿con qué parte del colegio siento que me voy hoy?”, para enfrentarme a los nuevos caminos que se empiezan, una y otra vez vuelvo a encontrarme con las palaras coincidencia y suerte.

En la jerga común, estas palabras las ocupamos cada vez que nos encontramos con similitudes o encuentros extraños de determinados momentos de la vida, pero que por alguna razón, nos llamaron la atención, sea porque nos favorecieron, o porque “suena simpático, divertido, curioso, sospechoso”: ¡que suerte tu nota!, ¡que bueno habernos encontrado en el metro!, ¡que coincidencia que nos tocara la misma profesora!, ¡que casualidad que quedaste en nuestro curso y no en otro!; son sólo algunas de las tantas expresiones que escuchamos a diario, especialmente en nuestro colegio. Dentro de todas estas coincidencias y casualidades, nos encontramos los hombres y mujeres que nos toca enfrentarnos a ellas; y fue así como la generación 2014 comenzó a formarse y crecer; cada una de nosotras muy distintas, algunas bastante expresivas; otras, que con el tiempo fueron revelando su característico sello personal. Otras, con las que no podemos parar de reírnos, o no podemos evitar asomar alguna lágrima; unas vegetarianas y otras secas para los asados; otras un poco más contestatarias, pero al fin y al cabo, muy reflexivas… todas con algo muy grande en común, y esto es, lo que anteriormente se nombró: un sello personal estampado por el Sagrado Corazón, que logra que a kilómetros, podamos sentirnos comunicadas con todas las alumnas y ex alumnas del SC…¿cómo describirlo? Quizás, es esa gran empatía, alegría sincera y servicio incondicional.

No olvidemos que entramos desde pre-kinder, a los 4 y 5 años de edad…¿no éramos muy chicas todavía?; otras se fueron incorporando a medida que iban avanzando los años, llegando a olvidarnos de su nueva incorporación y formando rápidamente parte de las comunidades curso, dándole nuevos aires a la generación 2014, la cual estaba, a mi modo de ver, marcada por una profunda entrega al otro, desde las distintas capacidades y aptitudes que cada una de nosotras tenemos…sí ahora que miro para atrás, qué ganas de haber tenido más tiempo y mejor disposición para  habernos conocido y unido más como generación, pero ello no nos quitó las fuerzas e ideas que constantemente iban surgiendo y despertándonos unas a otras (cabe destacar la ruidosa despedida hace unos miércoles atrás, donde, a pesar de las grandes diferencias, logramos unirlas y dejar huella.) Inolvidable el apoyo de nuestros profesores jefes (Maca, Carola, Jorge) y los de variadas asignaturas y cargos, los cuales NUNCA dejaron de sonreírnos y ayudarnos en el colegio, sea cual fuese el momento o lugar.

 Y por el mismo hecho de entrar desde tan temprana edad a esta fundación educacional, es así como pudimos conocer con verdadera profundidad a muchas de nuestras compañeras y amigas; y a la vez, las raíces de nuestro colegio y sus intenciones para con nosotros. Cada esquina y rincón de este colegio, tiene una gran historia por atrás, marcada por algunas penas y algunas risas, sin excepción. Hace poco, en un rincón bien especial y que no nos deja de llamar la atención por su curiosa ubicación, pusieron la estatua de nuestra tremenda fundadora, Santa Magdalena Sofía, cerca de una de la más transitadas escaleras de estos edificios. No faltaron las múltiples selfies con la Santa Maida; pero tampoco faltaron los preciosos días de fiesta y alegría al recordar su santo, el manjarcito casero de regalo y algún texto para reflexionar. Sobre este punto, debo confesar que me arrepiento desde lo más hondo de mi, haberme dado cuenta recién en segundo medio, la sagrada e importante labor de nuestra fundadora. Creo que este es uno de los puntos más valiosos que me llevo de mi querido SC, y es el cuidado y la defensa por la vida. Una mujer tan apasionada y entregada, quiso acercarse a nuestra generación dándonos el ejemplo de una entrega de tal manera, que por solo una de nosotras, hubiera hecho esta obra educacional. Y espero poder aplicar su testimonio de vida en muchos momentos de mi vida, tal como lo predijo, tan adelantada a sus tiempo Magdalena, viendo que la vida hoy es muy frágil y cada vez peligra más, y solo puedo agradecer estar consciente de este llamado que hace que me sienta motivada a defenderlo y a protegerlo como ella quiso hacerlo con las mujeres que no recibían educación en su tiempo.

Otra de las miradas femeninas que estuvieron siempre junto a nosotras, es la de nuestra destacable y original Mater Admirabilis, la cual está representada en una etapa de nuestras vidas que es la que en estos momentos nos marca por esencia: la adolescencia. No es solo la calma de su mirada la que nos inspira, es la sabiduría de aquel libro que reposa en el revistero; no es solo la pureza que acarreaba junto a ese lirio; es también el huso para ilanar que no soltó ni para descansar. ¿Acaso no nos está trasmitiendo esto? ¿No es acaso lo que, entonces, el colegio nos quiere trasmitir? No dudo en que tenemos los MEJORES educadores del mundo, que nos llenaron el alma con sus speech, retos y chistes; pero toda esta exigencia que se ha puesto en nuestros hombros debe cobrar sentido de la mano de nuestra interioridad. Creo que al fin encajan las piezas: y no vale la pena haber preparado una PSU sin entregarnos en las manos de Ella, no vale la pena haber sacrificado horas de sueño, momentos de frustración, si olvidamos el foco de nuestra educación, la entrega completa y total por un mejor Chile y un mejor mundo. Pero debemos tener altura de mira y no caer en el vicio de la rutina y del hacer por hacer…porque todo debe adquirir algún sentido.

Miss Sole, debo hacerle un comunicado: no creo que realmente existan las coincidencias, casualidades ni la suerte; No creo que sea coincidencia que hace 14 años cada una de nosotras haya sido postulada en este colegio, no creo que sea casualidad que nuestros papás pudieron mantenernos en este tipo de educación, no creo que sea suerte las personas que conformaron cada comunidad curso; no creo que haya sido tan azarosa la entrada de cada profesor a nuestro curso durante todo este tiempo, no creo en la eventualidad de que justo hoy en día nuestro país vive enormes cambios, disputas y procesos sobre la mejora de la calidad en la educación y el anhelo de que sea para todos; y no creo que por un trébol de 4 hojas, una herradura de caballo, una pata de conejo, hoy  día estemos sentadas despidiéndonos de nuestro colegio…creo que detrás de cada una de esas cosas, hay un gran esfuerzo respaldándolas, porque saben que darán origen a algo mejor, porque cada una de esas oportunidades que hemos tenido en nuestra vida, se creyó el cuento de que tenía que ser útil y dar vida, inicio, poder, ganas e inspiración para unas nuevas 101 jóvenes que hoy día, dejamos de ser parte del colegio, pero no de esta comunidad.

Fueron nuestros papás, educadores, familiares y amigos quienes pusieron algo más que un granito de arena, para que esto se esté llevando a cabo…y de la misma manera, también estamos siendo llamadas a dejar más granitos, esperanzas, oportunidades y posibilidades en los que nos rodean; sea a través de nuestros estudios y posteriores trabajos, como en nuestras futuras familias.

Porque estamos llamadas, literalmente, citando nuestro lema a: “mirar el mundo y vivir desde el corazón de Cristo”, le recuerdo a nuestra generación que, como el lema de generación, se ponga sus anteojos de sol, porque la generación 2014 es la mejor, y realmente seremos lo mejor de cada una, si vemos a través de esos anteojos la realidad que nos rodea y obramos frente a ella.

Muchas gracias a nuestra directora, subdirectores, inspectores, profesores, y auxiliares! Los queremos mucho!

Muchas gracias generación, nos estamos viendo.

 Magdalena Latorre, alumna de IV 2014

 

--- Equipo Comunicaciones --- 

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web