Cuasimodo

Publicado el 17 de abril de 2016    |   Por Bernarda Cielo    | A la escucha del mundo

Fiesta de cuasimodo

Cuasimodo[1] es una celebración religiosa que se realiza el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección y que consiste en llevar la comunión a las personas enfermas. Nació como una forma de responder a lo establecido en el Concilio de Trento de que las personas debían comulgar al menos una vez al año, de acuerdo a esta norma, se hizo común que los sacerdotes llevaran la comunión a los enfermos que no podían asistir a las iglesias.

En Chile, un sacerdote iba con una comitiva asistiendo a los enfermos, acompañado de toda su indumentaria y accesorios de plata y oro… pero debido a los constantes asaltos que sufrían empezaron a salir escoltados por hombres armados a caballo como medida disuasiva y precautoria. Es así como se adquirió la tradición de acompañar a esta comitiva, que también cumplía con la misión de recordar la resurrección de Cristo, el milagro central de la fe cristiana.

Hoy en día la fiesta de Cuasimodo tiene gran cantidad de participantes, siendo muchos los clubes de cuasimodistas que existen y que acompañan al sacerdote en caballo, bicicletas, etc

 

Desde hace 25 años que esta fiesta religiosa se realiza en Reñaca Alto. Por lo que a continuación compartimos la experiencia de la cuasimodista Bernarda Cielo una de las fundadoras del comité de Cuasimodo de la Parroquia Jesucristo Misionero.

 

Para mi ser cuasimodista significa algo muy grande, que llevo muy dentro de mí, significa llevar a Jesús Vivo y resucitado a los enfermos que no lo han podido recibir no solamente en Pascua de Resurrección, sino que algunos no lo han recibido por mucho tiempo y esperan con ansias ese momento. Yo con mucha fe acompaño al sacerdote.

Salir todos los años a visitar a los enfermos significa llevarles esperanza, fe y consuelo de que Jesús les acompaña y que siempre está presente, ojalá se pudiera celebrar  esta fiesta más veces en el año, dos o tres veces sería lo ideal para poder visitar a todos los enfermos y así rezar con ellos con un poco más de tiempo.-

De las visitas a los enfermos aprendo a tener más fe en Dios, a valorar más la vida que tengo y aceptar la voluntad de Dios. Aprendo también de las familias, el cariño y la paciencia con que los atienden, algunos parientes dejan de hacer lo que más le gusta por atender  a su enfermo.

He podido ver que las personas esperan con ansias la llegada de Cuasimodo, me ha tocado presenciar muchas veces la emoción que sienten de recibir a Cristo Vivo a través de la hostia consagrada, que es Jesús mismo que reciben y se emocionan hasta las lágrimas, eso me conmueve mucho. También he sabido de personas que han fallecido a los dos días de ser visitado por Cuasimodo, pareciera que esperaron la visita de Jesús para partir de este mundo.

Durante estos años he podido reconocer que Dios nos da la oportunidad de visitar a las personas no importa de qué condición sean, todos somos iguales a los ojos de Dios, en cualquier momento. También nosotros podemos estar en esas condiciones de enfermos. Tengo muy presente a Dios en mi vida y siempre digo que se haga su voluntad no la mía.   

 

 

 

 


[1] La palabra "Cuasimodo" proviene de las primeras palabras con que comienza  el segundo domingo de Pascua, "Quasi modo geniti infantes...", (del latín "Así como niños recién nacidos..."), fecha en la que se realiza el Cuasimodo.(Información etimológica obtenida de Wikipedia)

 

 

 

 

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web