Economía Solidaria en Verretes, Haití.

Publicado el 02 de octubre de 2014    |   A la escucha del mundo

ECONOMÍA SOLIDARIA EN VERRETTES, HAITÍ

Para hacer un Haití más solidario, para que la persona crezca en su autoestima y en su empoderamiento, para creer que todo es posible si hacemos las cosas juntos…

El camino de la vida se va haciendo a medida que se van realizando los pasos que nos van a llevar al futuro. Y este camino nos puede traer sorpresas, desatinos. Así es la vida.

Ya llevamos 11 años trabajando en el proyecto TTA (Timoun Tèt Anssanm). Este programa siempre ha deseado ser un lugar donde los niños hagan las cosas en unión. Y, como los monitores les dan la formación, también tenga su repercusión positiva en ellos. Por eso se han trabajado diferentes valores que son fundamentales para hacer un Haití más solidario donde la gente realice las cosas pensando en el bien común de su pueblo.

La formación ha ayudado mucho a todas las personas y les ha ido cambiando su forma de ver la vida. Además la relación con las diferentes rscj que han pasado por el proyecto ha dejado su huella irreemplazable y a agradecer profundamente.

Pero sentíamos que aún dependían mucho de las religiosas y esto no es bueno. Nosotras queremos ayudar a que esta gente crezca en libertad y como personas.  De esta forma, el año pasado, Josefa y Marta se metieron en la tarea de formar un grupo de economía solidaria con el grupo de los monitores de TTA. Mediante este grupo se quiere potenciar el liderazgo de la gente y capacitarlos para emprender una economía que les ayude a prosperar en su vida. Así puedan asegurar la alimentación diaria, los estudios, etc.

De esta manera se comenzaron a formar 7 grupos cada uno de 8 a 10 personas. En cada grupo se tiene un tesorero, un líder y un secretario. Se les comenzó a hablar de la finalidad de la economía solidaria, crear una pequeña empresa que les ayude a prosperar en la vida. Ayudar a que la persona tenga los recursos necesarios que le posibiliten levantarse de la cuneta a la que han caído. En definitiva, ayudar a que la persona crezca en su autoestima y en su empoderamiento.

El proceso llevado por estos grupos ha sido desigual debido a la edad de sus componentes. La edad ayuda a que la gente tome la responsabilidad de sus acciones de una manera más consciente. Pero a pesar de ello, la maduración que han obtenido como personas y como grupo ha sido muy manifiesta. Ha sido bonito constatar cómo al inicio estábamos ante un grupo de personas que no creían en la importancia de lo que se les estaba hablando. Y al final te encuentras con un grupo que sienten suyo el proyecto, que luchan por incrementar todo lo que se puede hacer con ese proyecto, que piensan en el bien común de su pueblo, de su grupo y que desean ampliar este maravilloso proyecto de economía solidaria a más personas que están en la cuneta del camino de su querido Verrettes (o Vèrèt en creole).

Junto a Josefa, Marta, Matilde y Ula hemos dado gracias a Dios porque nos ha ayudado a dar una pizca de esperanza a estas personas. Nos ha brindado la oportunidad de cómo ayudar al pueblo haitiano a cómo y por dónde caminar para salir de la miseria. Poder tener la oportunidad de crecer como personas, de tener las necesidades vitales cubiertas y ante todo poder creerse que todo es posible si hacemos las cosas juntos.

Valle Adame rscj. / Haití, Julio 2014

---

EQUIPO COMUNICACIONES

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web