La Solidaridad en el Sagrado Corazón

Publicado el 01 de septiembre de 2015    |   A la escucha del mundo

LA SOLIDARIDAD EN EL SAGRADO CORAZÓN

Para muchos, el corazón es un símbolo de amor de pareja, pero en nuestro colegio el signo del corazón abierto significa el amor que nos tenemos como comunidad y desde la comunidad a nuestro entorno sociocultural, así también es la manifestación del amor a nuestros hermanos que sufren, aquellos que se encuentran abandonados. Por esto, es que desde hace tres años hemos implementado un itinerario solidario con toda la comunidad educativa que empieza a dar sus frutos hoy en día.

Nuestros estudiantes este año han sido realmente líderes y protagonistas para transformar su entorno, su forma de pensar y de  actuar ante las necesidades de nuestro prójimo. Reflejo de esto, es el entusiasmo y esmero que le dedicaron los 5º básicos a la transformación de los patios de nuestro querido colegio.

Siempre hemos escuchado que la voz del pueblo es la voz de Dios, porque para nosotros Dios es la comodidad, la conveniencia, el menor esfuerzo y la aprobación de grupo, sin embargo, como hijos de Dios en un mundo que vive de espaldas a Él, estamos llamados a ir contra la corriente, a marchar al ritmo de un tambor distinto, a seguir un patrón de conducta distinta al de la mayoría. Estamos llamados a ser diferentes, por esta razón, la profesora Katy escuchó la vos de los 6º básicos que quisieron recuperar el patio que da a la calle Vallenar en la parte de atrás del colegio y el frontis, nuestros estudiantes desmalezaron, limpiaron, hicieron tasas a los árboles, podaron los ceibos, pusieron bufandas a los arboles con la ayuda de sus profesores jefes, es importante destacar la participación de algunos apoderados que nos acompañaron es día.

Nuestros estudiantes de 7º básico, prepararon una mañana entretenida a los niños de 1º básico enseñándoles el valor de la solidaridad, cosa en la que ellos mismos valoraron el trabajo en equipo, siendo la mejor recompensa ver a los niños alegres.

Los 8º básicos realizaron una mañana y una tarde solidaria con los niños de pre kínder y kínder de nuestro querido colegio, rescatando ellos la alegría que nos irradian “nos exigió hacer las cosas bien, sobre todo para quienes están tan pequeños” decía un estudiante de 8º básico.

En la enseñanza media, tendemos a pensar que el entusiasmo se apaga y nos ponemos individualistas y narcisistas, aun así, Dios quiere alterar nuestros patrones de conducta. Dios quiere cambiar nuestros hábitos de comportamiento. Dios quiere que seamos distintos. Dios quiere que sigamos Su Modelo y no el modelo del mundo. Este modelo lo revirtieron los Iº medios sorprendiendo a los niños de un jardín infantil y de la escuela de lenguaje ambos cercanos a nuestro establecimiento, quiero destacar la preparación y producción de cada curso en sus disfraces y en las actividades que realizaron en la mañana del martes 18 de agosto, ellos expresaron en reiteradas ocasiones que querían seguir acompañando estos lugares en donde los niños se sientan acompañados por ellos, dándoles una mañana de alegría, juegos y afecto.

Los estudiantes de IIº medio enfrentaron el desafío de rescatar el mural que se encuentra fuera de la pre básica y el rescate del jardín comunitario, la limpieza de nuestro entorno más próximo, desafío que cumplieron y lograron dejando un espíritu de satisfacción por lo realizado.

La enseñanza más grande durante esta primera semana es la de trabajar por el bien común, por la casa común y de los niños que se desenvuelven en ella y crecen en esta comunidad llena de amor y de acogida. La finalidad de toda esta labor es transformar nuestra forma de pensar, nuestra forma de amar, nuestra forma de servir y nuestra forma de responder a las necesidades de nuestra casa común. Esto lo hemos logrado durante esta semana, porque debemos entregar nuestras vidas a Dios para que nuestra vida llegue a estar caracterizada por la simpatía.

La palabra simpatía viene de los términos griegos sun, «con», y pathein, «sentir». Simpatizar es compartir los sentimientos de otra persona, es hacer nuestras sus alegrías y hacer nuestras sus tristezas. Una de las primeras lecciones que hemos querido lograr es la de involucrarse afectivamente con los hermanos que más sufren y con su entorno.

El mundo en que vivimos nos enseña a mantenernos distantes, no demasiado, para no aparentar frialdad, pero sí suficientemente como para no vernos envueltos en la vida de los demás. Nuestra comunidad educativa a la luz de la buena noticia de nuestro señor Jesucristo dice que debemos simpatizar, pero no simpatizar a nivel de palabras solamente, que es la manera hipócrita que el mundo tiene de pretender sentir lo que no siente. No. Debemos simpatizar a nivel de emociones. Debemos simpatizar al punto de verdaderamente poder gozarnos con los que se gozan y llorar con los que lloran.

Quisiera concluir estas palabras con un pequeño texto del capítulo general del año 2008 de las religiosas del Sagrado Corazón de Jesús que dice así:   

"Celebramos agradecidas/os los logros cotidianos de muchos hermanos y hermanas que se han adelantado en la búsqueda de otro mundo posible. Junto con ellos y ellas, fortalecidas/os por el Espíritu, queremos seguir buscando el rostro de Dios en nuestra historia"

Prof. Rodrigo Ruminot A.

Colegio SC Clara Estrella 

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web