Pedagogía desde una opción por la justicia y de amor a los pobres

Publicado el 05 de julio de 2014    |   Por Javier Oyarzún    | A la escucha del mundo

Es lamentable como en la actualidad,los valores fundamentales del ser humano, se han perdido por diferentes circunstancias. Formación valórica, es por lejos, lo que más necesitamos en nuestra sociedad. Dentro de este parámetro, es que he conocido e integrado a una comunidad más que generosa, interesante y muchas veces compleja.

Mi relación con instituciones educativas enfocadas a la relación con Dios y el prójimo no es lejana. Mi formación Ignaciana (Colegio San Ignacio Alonso Ovalle) me ha mantenido toda mi vida ligado a los valores cristianos, la relación con Dios, la preocupación por los problemas contemporáneos y la creación de una sociedad más justa y solidaria.

La integración a la pedagogía de Santa Magdalena Sofía ha sido bastante interesante. Siempre me interesaron las personas que luchan contra viento y marea por lograr sus ideales. Ella, a mi parecer, fue una verdadera revolucionaria, siguiendo el legado de Cristo. Sin importar apariencias, comentarios o prejuicios luchó por su ideal de justicia, amor, preocupación y formación valórica humana, algo que está muy al debe por estos días.

Amor, verdad, justicia y libertad son valores que comparto diariamente en mi propio desarrollo, hacerlos parte de mi desempeño docente me ha traído satisfacciones muy acertadas, quizás no monetarias, pero muy significativas. Los jóvenes de hoy, deben entender que estos valores (entre otros) marcan la diferencia entre un hombre y una persona. Dentro de las 6 líneas pedagógicas de Santa Magdalena Sofía, hay una que me llena totalmente: La Pedagogía desde una opción por la justicia y de amor a los pobres. 

Entramos para aprender, salimos para servir. Frase típica ignaciana, que muchos predican, pocos practicamos. Trabajar en el Colegio de Clara Estrella, ha inundado mi corazón de esperanza, de reflexión, de encuentro con Cristo y de compromiso con la opción de justicia y amor a los más pobres, necesitados y olvidados por la sociedad.

Hace un tiempo tuve la oportunidad de compartir con Educadores de la Red de Colegios del Sagrado Corazón-Chile, más convicción y fuerza me entrego ese encuentro. Dándome cuenta que con tan poco, podemos lograr tanto, que aquellos educadores con tanto en lo material, dejan mucho que desear en lo espiritual, más aún en lo social. Dentro de los valores de Santa Magdalena esta la VERDAD y la LIBERTAD. Esa es mi verdad y mi libertad de expresión, moleste a quien le moleste.

Mi compromiso con la justicia, paz y solidaridad siguen intactos, de la mano de San Ignacio y en compañía de Santa Magdalena espero ser el mejor de todos, ni siquiera por mí, sino por mis alumnos,  esos olvidados, por los que Magdalena hubiera fundado la Sociedad del Sagrado Corazón…..

 

Javier Ignacio Oyarzun Hermosilla
Profesor Jefe 3ºMedio (Administración) 2014

comentar

Comentarios

comillas Hermosas palabras de un joven educador con vocaciòn de servicio.Felicitaciones a mi hijo por tu labor!! comillas

FabiolaHermosillaPublicado el 12 de julio de 2014 a las 20:24:30

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web