Testimonio de mi proceso de confirmación

Publicado el 10 de junio de 2013    |   Por Sofía Rodríguez    | A la escucha del mundo

Hasta hace pocos días, yo miraba mi proceso, que comenzó el año pasado, y pensaba que había entrado y salido de la misma manera. Pero luego me di cuenta de que el proceso es toda la vida, y que este último año me había servido para recoger todas mis experiencias, y para conocerme más a mí misma, sobre lo que creo y lo que quiero, y desde esa mirada tomar la decisión de confirmarme o no.

El largo proceso que he vivido ha sido de grandes experiencias, que me hicieron creer y a veces dudar, y acompañado de grandes personas, que me han abierto la mente a distintas miradas.

Desde chica siempre fui a misa muy seguido y era muy creyente, porque me tocó acompañar a mi mamá en su proceso de hacerse católica, ya que antes ella era Protestante. Ver una conversión ala IglesiaCatólicadesde tan cerca, me hacía creer más firmemente en aquella. Además, alrededor de la misma fecha, nació mi hermano menor, que yo venía rezando desde hace mucho tiempo para que eso pasara. Cuando ya había perdido casi las esperanzas, mi mamá quedó embarazada ¿Cómo yo, que tenía nueve años no iba a creer en Dios, si se había cumplido mi sueño, cuando ya era casi imposible? Fue algo extraordinario.

Sin embargo, mis cuestionamientos comenzaron con mi primer gran sufrimiento, cuando murió mi abuelo. También era chica, pero me preguntaba ¿por qué, si rezamos tanto y mi abuelo luchó con tanta fuerza, se murió igual? ¿Dónde estaba Dios en esos momentos? Y creo que son dudas bastantes frecuentes cada vez que me toca sufrir, porque tiendo a creer en un Dios mágico, que cumple nuestros deseos siempre. Sin embargo, en esos mismos momentos de sufrimiento, es cuando uno se da cuenta que haberse podido levantar, y no sólo yo, sino toda mi familia, también es obra de Dios. Que la gente pueda volver a sonreír después de sufrir, que encontremos nuevas oportunidades de ser felices en la vida, también es obra de Dios. Porque lamentablemente, el sufrimiento es parte de la vida. Salir adelante es el desafío, y ahí es donde está Dios para acompañarnos y ayudarnos.

Luego, más grande, vienen las experiencias que para mí han sido las de más profundo encuentro con Dios. Todos los trabajos de verano, invierno, servicios por el colegio, reforzamientos escolares, etc. Creo que, los momentos en que la gente te recibe en sus casas con los brazos abiertos, que te sonríe, que te agradece, son de los momentos más emocionantes que me ha tocado vivir.

Pero luego de tantas experiencias lindas, viene la gran crisis que vive hoy la Iglesia Católica.Mis primeras reacciones ante cada cosa mala que se iba descubriendo dela Iglesia, eran de gran rechazo y crítica. Pero luego, de algunas experiencias de reflexión, como los retiros, me detuve a pensar si realmente ésta era tan mala como yo creía. Y me di cuenta, que hay cosas buenas muy cerca mío que también son Iglesia. No es necesario mirar tanto más allá, en el Vaticano, para ver las obras que ésta hace. Mirando mucho más cerca de mí también encuentro cosas, por ejemplo, toda la gente que se moviliza por una causa justa en los trabajos de invierno o verano, cuando entre compañeras nos acogemos y ayudamos, cuando curas o monjas, comola Quena, trabajan con un grupo de homosexuales. Todo eso que es bastante cercano a mí, también son obras dela Iglesia, también forma parte de ésta. Y no sé si sea una parte chica o grande, pero es parte. Están presentes aquellas acciones que, nuevamente vuelvo a lo mismo, son obra de aquellas personas que viven la vida como Cristo.

Yo quiero ser parte de esa Iglesia, de esa Iglesia solidaria, misericordiosa y justa. No quiero quedarme al margen de eso, ni realizar buenas obras por mi cuenta, porque quiero ayudar a que esa parte dela Iglesia, se expanda.

Por eso hoy quiero confirmar mi pertenencia ala IglesiaCatólica, porque quiero unirme a estas grandes obras que hay cerca de mí y que también son Iglesia, para ayudar a expandir esa mirada de Cristo, y así lograr cambios enla Iglesia.Perono quiero mirarlos desde afuera, quiero ser parte de ellos, quiero lograrlos desde adentro. Por supuesto que no yo sola, sino que de la mano de toda la gente que ya está trabajando para esto o que quiere comenzar a trabajar, como yo y gran parte de mi generación, hoy.

Finalmente luego de haber recogido todos estos hitos, es que también quiero decir que sí creo en Dios, porque ahora me doy cuenta que en las grandes y pequeñas experiencias que me ha tocado vivir en mi vida, siempre ha estado presente. Ayudándome a cumplir mis sueños difíciles, permitiéndome el encuentro con otro que no está tan cerca de mí, y ayudándome a salir adelante cuando no ha sido fácil. Y lo sentí tan presente, que me atrevo a decir que a estas alturas ya podría considerarlo como un amigo, a quien le hablo, le pido, le agradezco y Él me acompaña siempre.

Sofía Rodríguez                                                                                                                                       IVº Colegio Sagrado Corazón Apoquindo

comentar

Comentarios

comillas Gracias Sofía por tu compartir tan sincero y profundo de tu experiencia de Dios comillas

Bernardita DélanoPublicado el 29 de junio de 2013 a las 20:39:06

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web