¿CÓMO ANUNCIAR LA ALEGRÍA EN UN MUNDO HERIDO?

Publicado el 11 de agosto de 2014    |   Por Nataly Chamorro    | Desde el corazón (Borrador)

¿CÓMO ANUNCIAR LA ALEGRÍA EN UN MUNDO HERIDO? (Extracto, Ensayo "La Alegría en Juan")

Los últimos meses, he estado rodeada de signos de dolor y muerte. En el colegio donde trabajo pastoralmente, han muerto apoderados, familiares de educadores, pero lo que más me ha impactado es la muerte de un alumno de IV° Medio en un atropello. El dolor de su partida aún se siente y se ve en sus compañeros de curso y amigos, los cuales además, viven en ambientes de constante violencia, mucha droga y alcohol; familias monoparentales o con sus papás en proceso de separación, crisis de identidad, etc. Esto me ha cuestionado y me ha hecho reflexionar sobre ¿Cómo anunciar la alegría de Jesús resucitado en este mundo herido?

Es una certeza que el mundo está herido, la violencia, las guerras, las ansias de poder, el relativismo, entre otros; está provocando que el ser humano no encuentre su felicidad. Los jóvenes del colegio en un constante bombardeo de situaciones de dolor, ya están prácticamente inmunes a él. Todo esto no es normal.

Por lo que, cómo debemos anunciar la alegría de Jesús resucitado, pues con alegría. La alegría que el Evangelio de Juan nos comparte y que nace del encuentro personal con Jesús, del sabernos y sentirnos amados y amadas por Dios de manera incondicional, de la certeza que Él siempre permanecerá con nosotros; lo que provoca un proceso de conversión de “un mero ESTAR alegre, a SER alguien alegre”[1].

También, comunicando que está alegría se vive en tiempos de dolor, “la alegría en el sufrimiento no es una alegría espontánea”[2], es iluso pensar “que el hombre es alegría cuando el discurrir de la historia y de la propia biografía está tejida de dolor, de sufrimiento. Sin embargo, como señalaba Mounier en su Revolución personalista y comunitaria, «no hay camino que no pase por la encrucijada de la Cruz. La alegría no le es negada (a la persona): constituye el sonido mismo de su vida (...)”.[3]  Jesús no se quedó en la Cruz sino que resucitó.

O sea, “el alegrarse es ir satisfaciendo el progresivo proceso de personalización (...) No se trata, por tanto, de satisfacción biológica (mero estar contento) ni de reequilibrio homeostático, ni de ir acumulando éxitos, bienestar, riqueza... Queda ya claro que la alegría no es un estado de ánimo sino un estado de la persona.”[4]  A este progresivo proceso de pasar de una alegría laetitia a una alegría gaudium, estamos llamados y llamadas a acompañar, poniendo énfasis en la búsqueda del proyecto que Dios tiene para cada ser humano.

CONCLUSIÓN.

Resumiendo, la alegría que se encuentra en el Evangelio de Juan, es un desafío para todo cristiano, porque exige fidelidad y confianza total en el proyecto de Dios, proyecto que muchas veces sabiendo que busca la felicidad de cada ser humano, no es comprendido porque no responde a las necesidades o deseos particulares humanos.

Toda persona anhela la felicidad y vivir en una alegría constante, pero la vida diariamente presenta que el dolor está a la puerta. Ante esto, el ser humano tiene dos opciones 1) quedarse pegado en el dolor, sumergiéndose en la desesperanza de la vida, o 2) aceptar que el dolor es algo que se debe acoger, y tener esperanza que vendrán tiempos mejores.

Los discípulos estaban entristecidos porque Jesús los dejaba y luego quedaron desconcertados por su muerte, pero finalmente disfrutaron de la alegría de la Resurrección. Esa alegría y paz que regalaba Jesús, que les permitía SER alegres, comunicar esta alegría y ayudar a otros y otras para que también disfrutarán de ella. Esa alegría que hoy en día y cada día Jesús la sigue regalando para que así nuestra “alegría sea completa” (Jn 15, 11b)

 

[1] http://www.mercaba.org/DIESDOMINI/ADVIENTO/03B/sugerencias.htm#/Jn/15/10-11. Visitado el 22 de Junio 2014

[2] Idem.

[3] http://www.mercaba.org/Practico/A/alegria.htm, Visitado el 22 de Junio del 2014

[4] Idem.

------

NATALY CHAMORRO (novicia rscj) 

Equipo Comunicaciones

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web