“Gloria a Dios en lo alto y en la tierra paz a los hombres que El AMA” Lc. 2, 14

Publicado el 06 de diciembre de 2010    |   Desde el corazón (Borrador)

Hay muchos escritos sobre el Amor de Dios; sobre su amor misericordioso (Lc. 15, 11ss), su amor compasivo (Lc. 10, 30 ss), su amor generoso (Jn. 6, 5 ss), su amor entregado hasta el extremo (Jn. 13, 1 ss) y por supuesto el amor que se hace uno con la humanidad (Jn. 1, 14). Yo quiero detenerme en este último, ahora que estamos en tiempo de adviento, preparando la venida del Salvador, quiero hablar de este amor de Dios que nos hace gozarnos y cantar de alegría, como los ángeles, porque Dios hecho hombre puso su morada entre nosotros, sólo porque Él nos ama. ¿Cómo es tu corazón Dios? Que en la “plenitud de los tiempos” quiso engendrarse y conocer la calidez de un vientre, la remecida sensación de salir de la matriz, gustar del calor del pecho de una madre, de la seguridad de un hogar, de un papá, pero también de la hostilidad de un mundo herido por el pecado, herido de egoísmo, de abuso de poder, de falta de tolerancia, etc. Paz a los hombres que EL AMA, eso quería ser Jesús: paz, que en su sentido más profundo se entiende como la vida en plenitud, que sólo se encuentra junto a Dios y en su amistad. Pero no por una ideología bondadosa, ni para que así cumpliéramos mejor las leyes que celosa e históricamente han guardado las autoridades religiosas, ni siquiera por garantizar mejores resultados para esta humanidad; sino sólo por un misterioso sentimiento: porque EL NOS AMA. Suena sencillo, una frase corta y que se dice rápido, pero ¿Cómo nos amas Dios? Seguramente Él nos diría no preguntes tanto y más bien disfrútalo, pero hay días en que me encantaría preguntarle ¿Cuál es la fuente de tanto Amor? ¿Por qué amas tanto? Y lógicamente las respuestas nos remiten a nuestras propias experiencias espirituales significativas de su Amor. Dios más que responder nos invitaría a vivenciar con la memoria su Amor, y revisar las veces en que hemos sentido su mirada serena y acogedora sobre nuestra vida y sus pobrezas. Cuando nos ha levantado una y otra vez poniendo su mano sobre nuestro hombro, diciéndonos “ánimo, Yo estoy contigo”, o cuando nos ha animado cada vez que nos hemos presentado en toda nuestra verdad y con honestidad confesándole nuestras impurezas, o en el abrazo silencioso con El que nos recibe cuando volvemos arrepentidos. Finalmente, en el amor experimentado al sentirnos amados sin prejuicios, sin dobleces, sin esclavitudes, al gozarnos y agradecerle por todo lo bueno con lo que Él nos bendice. Hoy es tiempo de escuchar esta Buena Noticia, hoy es el día de sentirnos pequeños pastores, que primero con temor, nos dejamos deslumbrar por tanto amor derramado de Dios hacia nosotros. Hoy se nos vuelve a decir que gocemos de la alegría de la venida del Salvador, del pequeño niño que hallaremos envuelto en pañales, por el cual hay que cantar ¡Gloria!, porque este pequeño y frágil niño trae la paz para ti y para mí y ¿Por qué? Simplemente porque a hombres y mujeres, a una humanidad toda ÉL AMA. Bernardita Zambrano rscj comentar

Comentarios

comillas V9hdOx mjvlirfqxwsc, [url=http://vukiwzwyztwk.com/]vukiwzwyztwk[/url], [link=http://ipujbdwxvfsz.com/]ipujbdwxvfsz[/link], http://rumppodvuhbz.com/ comillas

WiSLCvtYFhrkqaUWPublicado el 13 de enero de 2011 a las 20:18:19

comillas LrgV2E smjlfodqkysr, [url=http://cjdqzqekpgud.com/]cjdqzqekpgud[/url], [link=http://blikvwdvgjte.com/]blikvwdvgjte[/link], http://dyvzudkctyzu.com/ comillas

byeMMWgVQrlNFGPublicado el 15 de diciembre de 2010 a las 14:59:43

comillas Lindo, lindo! gracias Berni por ayudarme a rezar renovando siempre lo ya escrito, desde el amor del Coraz?n de jes?s, desde el Carisma y la Espiritualidad del Sagrado Coraz?n.
Un fuerte abrazo, te quiere miles,
Nicole. comillas

Nicole P?rez S?nchezPublicado el 06 de diciembre de 2010 a las 17:33:59

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web