Gratitud, por su Experiencia Internacional, en Chile

Publicado el 30 de julio de 2015    |   Desde el corazón (Borrador)

Queridas hermanas:

Apenas llevo una semana en España y soy consciente de que una parte de mí se quedó con ustedes  en Chile. Me cuesta creer que no voy a volver a la vida normal de la comunidad, la Fundación, el Colegio o el Voluntariado Juvenil de Michaihue.

Tengo el corazón lleno de agradecimiento a la Congregación y a la Provincia de Chile.

Gracias por vuestra presencia en lugares donde nadie quiere ir por opción. Gracias por amar a aquellos que la sociedad prefiere marginar, porque sois capaces de ver más allá de las apariencias y descubrir el valor de la dignidad humana en cada persona, reconocer a cada uno y cada una como criaturas de Dios tan dignas de ser amadas como cada una de nosotras.

Gracias por enseñarme un poquito más a amar hasta el extremo. Vivir en estos lugares tiene sus consecuencias y os confieso que al principio me asustaban y el Señor me ha ido regalando ahondar más y más en su amor incondicional y gratuito por la creación y sus criaturas. Amar la “Creación” aún sabiendo que se puede volver contra ti en cualquier momento con un terremoto, erupción volcánica, tsunami, aluvión… y a sus criaturas sabiendo que también se pueden volver contra ti, sobre todo, en contextos de tanta droga, delincuencia o vulnerabilidad. No es que se busque el dolor y el sufrimiento pero en el camino de seguimiento del Señor, te puedes encontrar con él en el camino y tiene mucho sentido amar, amar hasta el extremo. Jesús no evitó nunca del dolor y el sufrimiento, amó hasta el extremo y dio testimonio del amor de Dios hasta el final. Nadie le quitó la vida, la entregó por opción. Gracias por hablarme de tener los mismos sentimientos y actitudes de su Corazón y además como Provincia.

¡Gracias! porque me habéis enseñado a disfrutar del momento presente (“al tiro” como dicen allá) y no dejar para mañana lo que se pueda hacer hoy. No importa si lo haces bien o mal, lo importante es caminar juntas en la construcción de un mundo más justo, más humano y al servicio de Dios y los demás.

¡Gracias! porque valoro mucho más las obediencias y la itinerancia, el no instalarte con personas, situaciones, lugares. Ensanchan tu corazón, tu mente y tu voluntad dejando entrar a otros en tu vida a la vez que se sueltan seguridades y se dejan marchar a otros para que caminen por otro lado. De nuevo se sufre, supone un arrancón dejar marchar a personas a las que quisiste de corazón y sabes que es posible no las vuelvas a ver pero ha merecido la pena amarlas y ser amada por ellas y descubrir el rostro de Dios actuando en medio de la realidad que nos tocaba vivir. Me emociona ver cómo el Señor crea y recrea la vida de las personas y la realidad se transforma porque ellas vuelven a ella transformadas.

¡Gracias! a la Congregación que posibilita estos intercambios porque ayudan a fortalecer el sentido de Cuerpo. En el fondo no somos ni de Chile, ni de España, ni de Irlanda-Escocia (estuve ahí aprendiendo inglés antes de ir a Chile) sino que somos una unidad, un solo cuerpo que es la Congregación, una Congregación que es internacional, universal y que tiene por misión descubrir y manifestar el Amor del Corazón de Jesús que es de todos y para todos.

Agradezco que se haya grabado más a fondo en mi corazón con esta experiencia el Nº179 de nuestras Constituciones donde se nos dice que nuestra razón de ser es glorificar al Corazón de Jesús, descubrir y manifestar su amor en cualquier lugar y circunstancia en que realicemos la misión (en una casa de mayores o en una comunidad de inserción, en Chile o en España, en el Colegio o en la Fundación o en la comunidad,…)

¡Gracias! porque descubro que la Congregación es mucho más amplia que mi Provincia, que en Chile hay hermanas que me quieren igual que yo las quiero a ellas y me he sentido como en casa y eso es un regalo. 

¡Gracias! a la comunidad porque la he vivido como lugar de formación. Me han hablado de los tres votos sin pretenderlo. Supongo que porque era algo que ya se estaba gestando y lo descubría poco a poco en las distintas comunidades en las que he estado.

Del voto de obediencia a la realidad, a la comunidad pero, sobre todo, al Espíritu. Quizá hasta ahora veía hacer, hacer, hacer porque la vida se imponía, por cumplir unas expectativas o mil razones, muy buenas excusas, pero a veces me descentraban, me sacaban de mi centro y descubro que por encima de todo eso y más grande que eso, es el Señor y sus criaturas, que también es importante la escucha a mí misma y a la acción de Dios en mí. El Señor también se dice en mí.

Del voto de pobreza porque descubro que lo más valioso y preciado que tengo es el Señor y su historia conmigo, en cada criatura, en el mundo. Todo puede desaparecer en cualquier momento o entregar la vida en la misión y quedarme sin ella pero mi relación con Él no me la pueden quitar ni la puedo entregar. No la cambiaría por nada del mundo. Ahora no puedo hablar de mí sin hacer referencia a Él ni puedo hablar de Él sin hacer referencia a mí. 

Y me hablaba también del voto de castidad porque me empuja a mirar a Jesús, de un modo de entrar en relación con el otro que no manipula, que no es posesivo, que tiene en cuenta la opinión del otro y respeta su libertad, que no hace nada sin su consentimiento, es el modo de relacionarse Dios con nosotras.

Para mí ha sido un regalo vivir en Michaihue y reconocer a cada hermana como regalo que el Señor me hace para que la quiera y la cuide y construyamos juntas comunidad, la comunidad que Él sueña para nosotras. Siento no seguir allá pero ahora el Señor me invita a seguir amando en otro lugar y circunstancias.

Mucho ánimo y confianza como decía Sofía. Os envío mis mejores deseos en la preparación del Capítulo y os pido que recéis por nosotras. Comenzaremos el Capítulo el 1 de agosto.

Ha sido un regalo compartir este tiempo con ustedes. ¡Muchas gracias! por vuestra acogida, cuidado, atenciones, disponibilidad, escucha, cercanía, comprensión, paciencia,… tanta y tanta vida recibida y compartida. Os voy a echar mucho de menos. Muchas gracias por todo de verdad.

 

Esther Romera García

Julio 2015

Equipo de Comunicaciones /Provincia de Chile

 

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web