MATER: MUJER INTERIOR

Publicado el 16 de octubre de 2012    |   Desde el corazón (Borrador)

Me he sorprendido empezando a contar cuantas semanas faltan para terminar el año. Con cierta preocupación me doy cuenta que anticipo un tiempo de apremio y exigencia, un tiempo en el que no quiero perderme.

Estamos en octubre, mes de Mater, en cada uno de sus signos ella es invitación a la interioridad, es invitación a entrar en el propio corazón para poder dialogar con los acontecimientos. Si ella fuera mujer de nuestro tiempo, tal vez, buscaría el espacio para detenerse y hacer silencio activo, abierto a la escucha, un silencio sin palabras, pero habitado de verdad.

Mater, tal vez, sería mujer que, en medio del trabajo, el estudio y los cierres, se detiene, no para salirse del mundo, sino para reconocer en él la presencia del Resucitado y buscar en el evangelio el agua que limpia la mirada sobre el mundo y todo lo creado,  para reconocer todo lo bello, justo, verdadero y noble, que habita en él.

Mater sabe que su tesoro es su corazón, es ahí donde se encontrará con el amor de Dios y es ahí desde donde se pondrá en camino hacia el encuentro de los demás. Mater intuye que, aún en medio del desconcierto, sólo en su corazón  “se encuentran las fuentes de la vida”.

Si tuviera que pensar en una imagen que tradujera lo que muchos vivimos al finalizar el año, es justamente lo contrario, un ir y venir superficial hacia las personas, actividades y cosas, un vivir divididos entre tantos quehaceres y responsabilidades (por más santas que todas ellas sean). Entonces  vamos cerrando el año más vacíos, dispersos y divididos, y por tanto, desconectados de nuestra fuente y de los otros.

En este hemisferio, y en particular en Chile, al ir terminando el año comienzan una serie de cierres, eventos y tareas que van sumando demanda y premura,  a un tiempo que de por sí ya es exigente por el cansancio acumulado del año. Los niños y jóvenes cierran su año escolar, con la pregunta de “si pasaran de curso”, adultos comienzan a evaluar y ser evaluados en su gestión laboral, comienza la revisión del cumplimiento de metas, reuniones, festejos, que además son coronados por los preparativos para vivir nuestra “publicitada” Navidad.

En medio de estos pensamientos me encontré con unos versos del poeta chileno Pablo Neruda y, como dicen por ahí, los poetas son aquella extraña raza que logra traducir en palabras del alma todo lo humano. Sus palabras hablan de esa conciencia humana de lo poco dueños que somos de nosotros mismos, de lo volubles que vamos por la vida sujetos a la dirección del viento de los acontecimientos. Estos versos hablan del anhelo profundo del corazón de hombre y la mujer, de nuestro inmenso deseo de  verdad y libertad, que se pone a prueba en el ajetreo de la vida que vivimos:

“Libértame de mí. Quiero salir de mi alma.
Yo soy esto que gime, esto que arde, esto que sufre.
Yo soy esto que ataca, esto que aúlla, esto que canta.
No, no quiero ser esto.
Ayúdame a romper estas puertas inmensas.
Libértame de mí. Quiero salir de mi alma.”

(Pablo Neruda. "Llénate de mí")

Tal vez en Octubre, tengamos la oportunidad de estar más acompañados en este caminar, celebramos a Mater y su  camino hacia el interior. Y como dice el poeta, tal vez sea ella quien nos muestre la fórmula para “ romper las puertas inmensas” que no nos dejan llegar hacia lo que verdaderamente somos, que nos impiden oír lo que nos habita y valorar cuánto crecimos, cuánto aprendimos, cuánto amamos, cuánto gratuitamente se nos fue regalado este año

Que Mater sea nuestra maestra y compañera de camino en este desafiante retorno a nuestro corazón, ¡BUEN FIN DE AÑO!

 

M. Carolina Hume

Subdirectora de Formación

Colegio Sagrado Corazón – Monjas Inglesas

comentar

Comentarios

comillas Gracias por tu reflexión........ ha sido lo que he rezado este tiempo ciertamente por lo mucho que nos cuesta....ser como Mater: tesoro de calma y serenidad.

comillas

rita roblesPublicado el 21 de octubre de 2012 a las 21:35:36

comillas Soy una mujer, madre, esposa, suegra, dueña de casa, hermana, tia, prima, nuera, cuñada,profesional, amiga,.. en fin SOY, todo lo anterior ..., pero ante TODO soy MARIANA, desde antes de nacer ya era mariana, y tuve frente a mi y a mi lado a mi dulce MATER, señalandome con su dulzura excepcional que su CORAZON es nuestro magnifico refugio, su corazon es el CORAZON de la humanidad, asi que queria agradecer por tu hermoso homenaje a nuestra amada MATER....y confirmar que ELLA nos señalara sin duda ...el CAMINO...saludos y un abrazo ...Luz y Amor...desde Concepcion comillas

gabriela Publicado el 19 de octubre de 2012 a las 21:14:34

comillas Gracias Carola por tu aporte actual, sencillo, profundo para celebrar a nuestra querida Mater

Bernardita rscj comillas

Bernardita DélanoPublicado el 19 de octubre de 2012 a las 12:35:38

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web