"VIDA INTERIOR"

Publicado el 15 de julio de 2011    |   Desde el corazón (Borrador)

VIDA INTERIOR A LA Madre Trincano París, 14 de Febrero de 1848 En medio de las incesantes ocupaciones que me absorben en este momento, querida hija, mi tierno interés por ti no me deja vuelvan nuestras Madres a América sin entregarles una líneas de recuerdo para ti y siento tanto más la necesidad de dirigírtelas cuanto que hemos tenido que hacer las dos un sacrificio mutuamente al no poder vernos un momento cuando dejaste Francia. Cree que lo comprendí vivamente y es para mí un alivio decírtelo y asegurarte, querida hija, que pienso con más frecuencia en ti ante Nuestro Señor. Le ruego que El mismo imprima en tu alma lo que me hubiera sido dulce recomendarte cuando partiste para tu misión. Espero, hija, que eres dócil a su voz y a sus divinas inspiraciones y que te has hecho un modelo de espíritu religioso, de obediencia a tus Superioras, dulce y humilde con todos. No hablo de abnegación, la has practicado en todas partes donde la Sociedad te ha enviado y no dudo que las necesidades urgentes, aún más en América que en Francia, hayan excitado en ti, hija, la necesidad de prestar servicio y trabajar a gloria del Corazón de Jesús en ese vasto país aún dominado por el error y la infidelidad. No será tu Madre (ella, que quisiera que la Sociedad pudiera atraer al Corazón de Jesús el universo, si fuera posible) la que trate de disminuir tu celo y ardor por el trabajo; pero te recomendaría que no te dejes llevar demasiado por la actividad natural, que cuando domina en una religiosa, arruina poco a poco el espíritu interior, aleja el hábito del recogimiento, provoca las sequedades, las distracciones en los ejercicios de piedad y los hace casi estériles. Si no se vela sobre sí con el mayor cuidado, se emprende más de lo que dan de sí el tiempo y las fuerzas, y si el interior sufre, se excusa uno con la necesidad de sacar adelante el empleo; mientras que, querida hija, si se ha tomado la determinación y el hábito de hacer cada día y en medio del trabajo más asiduo, los ejercicios de piedad como se deben hacerse puede, invocando con frecuencia a Jesús y a su Santa Madre, mantenerse en la presencia de Dios todo el día. Por tanto hija, la oración ante todo y con frecuencia la oración; entonces tus obras agradarán a Nuestro Señor y le ganarán almas. Adiós hija, cree más que nunca en el inalterable afecto que te profeso in C.J.M. Tu Madre, Barat. comentar

Comentarios

comillas Gracias por este texto de magdalena Sof?a que nos recuerda lo que es importante para nosotras, lo que nos hace m?s felices y lo que ayuda a nuestra misi?n de manifestar el amor de Jes?s en todo lo que hacemos.
Con mucho cari?o Tere comillas

teresalecarosPublicado el 03 de agosto de 2011 a las 13:22:08

comillas 3Tt8fy , [url=http://fqwceftwjmxl.com/]fqwceftwjmxl[/url], [link=http://bxojidqqrjdy.com/]bxojidqqrjdy[/link], http://midlzexqvedw.com/ comillas

OxeLLwXjSMHcIjzePublicado el 03 de agosto de 2011 a las 05:28:19

comillas I76eSk xrjjveojfkaf comillas

ERYBaxGfuRrDZRukPublicado el 02 de agosto de 2011 a las 04:48:17

comillas This does look promising. I'll keep cmonig back for more. comillas

otbQzlumPublicado el 01 de agosto de 2011 a las 18:26:56

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web