“¿Qué viene a hacer este Espíritu? Viene a crear.

Publicado el 09 de mayo de 2018    |   Por Sofía Baranda rscj. Alhué mayo 2018    | Desde el corazón

Se le llama Espíritu Creador porque su acción consiste en una creación que quiere realizar en nosotros” Sofía Barat.

Con estas palabras de Sofía Barat, que surgen de su experiencia, sus anhelos y su confianza, esperamos también el regalo renovado y constante del Espíritu de Jesús en nuestras vidas, en nuestro país, en nuestras comunidades y el mundo. Que vuelva a soplar en nuestro barro, que se realice hoy nuevamente el acto primero y original de la vida, cuando aún todo estaba sin forma y sin luz. Ahora también cada vez que nos damos cuenta que la vida se nos deforma y oscurece:

“Al principio Dios creó el cielo y la tierra. La tierra no tenía forma; las tinieblas cubrían el abismo. Y el soplo de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Dijo Dios:  ¡Que exista la luz!   Y la luz existió…

Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo, sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia el oriente, y colocó en él al hombre que había modelado”.  (Gn 1,1-3; 2,7-8)

Al que modeló a su imagen y semejanza, mujeres y hombres de arcilla ocupados de su Aliento y su Palabra, colmados de su mismo Soplo y su mismo Deseo. Nuestro barro humano queda para siempre trascendido por una Vida infinita que nos habita por dentro, con raíces hondas, ramas extensas y follaje y fruto abundante. Una Vida mayor e invencible.

Sofía Barat tenía sólo 32 años cuando decía:

“Si volviera a nacer, lo haría sólo para obedecer al Espíritu Santoy actuar movida por Él”.

Los que la conocieron bien dieron testimonio de que su vida consistió precisamente en eso. Eran conscientes (y ella también...) de que, sin su fuerza, hubiera sido imposible que una mujer tan frágil, con tendencia a la timidez y a replegarse sobre sí misma, con tanto atractivo por vivir la soledad y el escondimiento, fuera capaz de emprender la aventura de fundar una nueva congregación religiosa, mantener firme su intuición original, llevar adelante tantas fundaciones, hacer tantos viajes, enfrentarse con tantos conflictos, superar tantas crisis, encajar tantos sufrimientos. Y, en medio de todo eso, permanecer fiel a las personas y seguir confiando en ellas, perdonar deslealtades, no dejarse desanimar, reaccionar siempre con mansedumbre y con humilde paciencia. ¡Y sin perder el sentido del humor!(D. Aleixandre rscj: “Cosas que cuentan de ella”)

Sofía Baranda rscj. Alhué mayo 2018

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web