Sagrado Corazón 2019

Publicado el 02 de julio de 2019    |   Por Naty Chamorro rscj    | Desde el corazón

Este año las lecturas nos presentan, al SC, al Corazón de Jesús como el Buen Pastor… nos presenta a Jesús como aquel pastor que deja todo por ir a buscar a la oveja que se le había perdido porque para Él TODAS y TODOS somos importantes y reconocía en este gesto varios sentimientos del Corazón de Jesús. Por un lado, podemos reconocer la ALEGRÍA  cuando  encuentra la oveja que se la había perdido (hace fiesta), es GENEROSO porque comparte su alegría, es INCLUSIVO porque sale a la búsqueda, MISERICORDIOSO porque perdona, sana, cura, alimenta y cuida. Por lo tanto, puedo y podemos decir que Dios tiene un corazón gigante, a toda prueba.

Las otras lecturas insisten e invitan a sanar, alimentar, sostener y animar a las ovejas, porque es lo que haría Jesús como Buen Pastor o sea nos invita a ser que nosotros seamos pastoras y pastores … pero creo que antes de ponerse a pensar en ser Buen Pastor, y en como acompañar, guiar a otros, tenemos que hacernos la pregunta ¿Qué tipo de oveja soy yo, es cada uno? Soy de las ovejas desordenadas o de la que siempre está cerca al pastor, me pierdo a veces o siempre, me siento cansada, rechazada, débil o me siento fuerte,  esperanzada?  Es probable que en diferentes momentos de nuestra vida hayamos pasado por una de estas maneras de ser oveja y que por las razones que sea, hayamos perdido la esperanza en nosotras, en la humanidad, en Dios.

Y acá cito a Bárbara, nuestra Superiora General, que nos invita a ser ARTESANAS DE LA ESPERANZA, en donde la esencia de la esperanza consiste en saber que Dios, es fiel, está con nosotras y nos ama siempre y profundamente pase lo que pase. Más aún cuando estamos perdidas, y quizá especialmente cuando somos vulnerables, Dios se alegra de “encontrarnos”, de acogernos y de liberarnos. La seguridad del amor de Dios nos da valor para actuar como El, para ser pastores, para ser artesanas de esperanza.

El caos y la inseguridad del mundo y los desafíos en nuestra iglesia pueden penetrar en nosotras, como un virus espiritual, haciendo desaparecer nuestra capacidad de esperar y que nos sintamos cansadas, frustradas o disgustadas. (…) el camino más importante hacia la esperanza es recordar que este es el proyecto de Dios. (…) Necesitamos hacerlo, recordando la promesa de Dios en la primera lectura: “Buscaré a la perdida, recogeré a la descarriada, vendaré a la herida, curaré a la enferma, y a las fuertes las cuidaré y las apacentaré como es debido” (Ez 4,16)

Al celebrar la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús  invito a todas las personas que forman parte de nuestra familia del Sagrado Corazón a prestar atención a la llamada de Dios a vivir profundamente la esperanza en nuestras vidas, a fortalecer nuestro compromiso de seguir avanzando como comunidad, a decir la verdad con amor mientras trabajamos juntas para hacer realidad el sueño de Dios para la vida de Su pueblo. Al celebrar esta fiesta del Corazón, miremos el mundo con el amor y la compasión de Dios y busquemos nuevos modos para Ser Artesanas de la Esperanza en nuestro mundo roto y bendecido.

(Homilía que Naty Chamorro rscj leyó en la Eucaristía del Sagrado Corazón en el colegio SC de Concepción)

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web