LIDERAZGO PEDAGÓGICO: Misión del educador y la educadora del Sagrado Corazón

 

                                         Un profesor debe ser un líder pedagógico. La educación es un proceso, pide paciencia y es frustrante esperar resultados inmediatos. El reto no es llenar la mente de datos sino ayudar a descubrir y sacar desde adentro lo que  ya está en el fondo de los niños y niñas para formar seres  que actúen con un corazón inteligente y una mente sensible.

 

Se educa ante todo con el ejemplo. Hoy como ayer lo que influye no es tanto lo que se dice con las palabras, sino lo que se muestra con la misma vida. Un buen educador es ante todo un buen modelo y debe ser un espejo claro de los valores que quiere sembrar. Para ser un buen faro, el educador que tiene sentido de misión necesita apropiarse las cualidades que brillan en los líderes transformadores.

 

Palabras como las anteriores  se escuchan hoy en todo discurso pedagógico o reflexiones sobre educación, calidad y equidad. Parecen nuevas y modernas, sin embargo para los educadores y educadoras del Sagrado Corazón estas palabras han venido desde el comienzo con la misma historia de Santa Magdalena Sofía, en quien se descubre, cada vez que la leemos, la mujer visionaria y evolucionada en  temas pedagógicos.

 

Sobre el liderazgo del Maestro o la maestra se refiere, por ejemplo en expresiones como “Educamos más con lo que somos que con lo que decimos…” En su Itinerario Pedagógico ,que queda plasmado a lo largo de Los Planes de Estudio, insiste cada vez más en la necesidad de ser educadores y educadoras competentes, dinámicos, creativos,  cultos , de vida interior que se proyecta en la relación educadora, respetuosos y solidarios : “ El motor más poderoso de nuestro estilo de educar es la acción constante de una maestra (o maestro) ,persona completa, que sabe aprovechar cuanto ponen a su disposición las materias que enseña para alcanzar el fin primordial:formar  la inteligencia y el corazón de sus alumnos.” (Lettre Circulaire 1851).

 

A nadie le cabe duda hoy que la formación de maestros  y maestras con solidas competencias intelectuales , pedagógicas y humanas son base fundamental para el mejoramiento de la calidad educativa, sin embargo santa Magdalena Sofía espera algo más de los educadores del Sagrado Corazón y así lo señala en uno de los escritos de 1854  y lo llama DON DE COMUNICACIÓN, “aptitud muchas veces innata, pero que puede adquirirse aplicándose a desarrollar sus diversos factores:

-         Juventud de alma constantemente renovada para derramar vida e interés sobre

           todo lo que  debe enseñarse

-                 Olvido de sí mismo para entrar en contacto con el espíritu de los alumnos y alumnas, para hacer coincidir la enseñanza con sus necesidades profundas

-                 Generosidad a toda prueba, celo para volver a empezar sin cansarse presentando las mismas  verdades bajo formas variadas

-                 Fe viva en la importancia sobrenatural de la obra educadora.”

 

Si cada uno de los maestros y cada una de las maestras de los Colegios del Sagrado Corazón de Chile se afanase en desarrollar en sí mismos las invitaciones que Santa Magdalena , desde sus escritos, nos invita a vivir ,estaríamos dando un gran paso en la tarea de educar con amor para generar amor ,como lo decía San Juan de la Cruz y sólo así transformar y humanizar la sociedad. No es un sueño; es una misión.

 

                      “ Vuestra misión es grande, hermosa, trascendente…”

                                            (Santa Magdalena Sofía Barat)

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web